domingo, 20 de marzo de 2005

MARZO 2005. INICIO. ARABIA OCCIDENTAL, 1501: Suad es una hermosa mujer feliz que pronto se casará con Ahmed. Ambos sellan su compromiso con un regalo de él, que está representado en un bellísimo retrato, en el que ella aparece como una mujer bondadosa que sobresale por su vencimiento contra los poderes malignos, pues la doncella tiene dotes especiales para mover objetos y ver y escuchar lo que otros no pueden. Suad no puede evitar observar el retrato que Ahmed le ha dado y note que detrás de su figura en la pintura, hay objetos extraños, futuristas, como los objetos de los que Hande ha hablado desde que se conocen. Teme a que sea un mal augurio y que se descubra la verdad: Que la Hande tiene poderes demoníacos y es adoradora de Satanás, pues ya de por si es temida por todos y niega su pacto con el diablo ante la gente, pues está segura de que puede ser condenada a la hoguera por las leyes del pueblo, está locamente enamorada de Ahmed, al cuál ruega que no se case con Suad pues algo terrible está por suceder. El hombre no le hace caso por ello la hechicera acude a pedir ayuda a Abdúl, quien asegura no tener la fuerza femenina para ayudarla, pero quizás la mujer extranjera le ayudará. Hande se niega a hablar con esa mujer extranjera, pues siempre, desde que era una niña, la acosó, jurándole que era su madre, cosa que quizás era mentira.

Ahmed lamenta que por su culpa, Suad y Hande, quienes una vez fueron grandes amigas, se hayan distanciado. Hande aparece ante él para seducirlo pero la rechaza y le pide que lo perdone por haberle entregado su corazón a Suad. Hande le promete que no se casará y durante la noche previa a la boda visita a Suad, a la que confiesa estar enamorada de Ahmed y debe casarse con él, pues él es el ungido que le dará vida al hijo de Belcebú. Suad se aterra y la echa pero  la hechicera le asegura que se arrepentirá si se casa con el hombre. Preocupada, Suad tiene una visión en la que aparece una mujer meciendo una cuna de madera en la que reposa un engendro del mal, mientras que, por su parte, Hande acude a la extranjera, quien le revela  que es su madre y siempre velará por ella, en esa vida y en las demás, para servir al amo y señor de las sombras y los infiernos. Amo de los desterrados, de los acusados y de los que penan. Hande suplica a la mujer que le diga qué hacer para impedir que Ahmed se case con Suad, impresionándose cuando la extranjera le cubre las ojos con sus manos y la ve reproduciéndose con un ser mitad animal, mitad humano, de ojos rojos y demoníacos, que la penetra con brutalidad hasta depositar su maligna semilla dentro de la extranjera, la cuál después da a luz a un bebé mitad hombre y mitad animal, que es hembra y que se dispone a abandonar cuando empieza una cacería de brujos por toda Arabia. La niña crece con una hechicera buena, que la adopta en su casa. Esa hechicera es la madre de Suad, es por ello que crecen como hermanas, llegando a ser las más grandes amigas hasta haberse enamorado del mismo hombre.

Suad no deja de tener extraños presentimientos y siente una presencia maligna a su alrededor, por lo que hace oración a Dios y acude a sus hechizos blancos, para protegerse. Se pone un amuleto de yermo, flores, inciensos y piedras preciosas que han de vencer los obstáculos del mal que se aproxima.

Hande entiende que es hija de su propio Amo y que entonces fue por ello que siempre tuvo cierta tendencia a adorarle. La extranjera le pide que haga un hechizo en el que las fuerzas malignas exterminen las entrañas de Suad, para que esta no tenga un solo hijo de Ahmed y por ello este busque con quién tenerlo. Hande pregunta porqué Ahmed ha sido el elegido y la extranjera le asegura que es un hombre poderoso para ella, que en verdad es Belcebú. La parte femenina del Diablo, y la que se ha de encargar de que el Señor renazca y vuelva al mundo en el cuerpo de un hombre, con sexo masculino, para gobernar. Hande promete que hará todo lo que esté en sus manos.

En el cielo hay truenos, relámpagos, una parte de luz que protege a Suad y una oscuridas de ira que desea dominar por debajo de la luz, impidiendo que esta llegue a la tierra.

Hande invoca al diablo, al que le pide que la posea incestuosamente y ambos traigan al mundo al hijo que él desea para gobernar la tierra. Hande lo reta, pues cree que con su cuerpo podrá lograr los deseos de su amo y padre, el cual la rechaza, pues ella es también mitad humano y mitad animal. Demoníacamente aparece un espejo hermoso y labrado en oro, en el que Hande se mira... y confirma que es una bestia, pues tiene patas de bestia su lado humano se manifiesta arriba de la cintura. Al verse sus genitales, se sorprende al ver que son los genitales de una bestia increíble y demoníaca.

Abdul, durante la madrugada, hace que Ahmed sufra un accidente, por lo que avisa a Suad que la boda no podrá llevarse a cabo. Suad, por la mañana, acude a Ahmed, quien le jura a su amada que se casarán por la noche, pues él se habrá recuperado.

Hande siente ira por no poder ser humana y del todo y culpa a la extranjera por todo ello. La asesina vilmente y Suad tiene esa visión. Con vibraciones, Hande se da cuenta de que Suad sabe lo que ha hecho, por lo que, desde ese lugar lejano a Suad, le advierte que, si se casa con Ahmed, le sucederá lo mismo.

A pesar de las amenazas de Hande, Suad acude al recinto religioso para casarse con Ahmed. El pastor nota el nerviosismo de Suad y le pregunta si está bien. Suad nota la presencia del mal, por lo que comienza a mover objetos, nerviosa. El pastor se aterra y le pregunta qué le sucede. Aparece Hande, quién acusa a Suad de tener pacto con el diablo.

Abdúl encuentra a la extranjera, a la que le dice que debe terminar con ella, pues no puede permitir que lo siga alejando de Hande, a la cuál ama y la que siempre lo ha rechazado. La extranjera le recuerda a Abdul que EL AMO a él siempre le negará la oportunidad de ser para Belcebú, pues no es el elegido a pesar de ser enteramente humano. Es entonces cuando Abdul le ofrece a su AMO salvar la vida de la extranjera si él le da todo el dinero jamás tenido por nadie en la tierra, para ser digno de poder que se requiere para matrimoniarse con Belcebú, o sea, hande. El Amo acepta la petición de Abdul, por lo que él salva la vida de la extranjera, quien le asegura ser un tonto, pues se ha condenado a la vida eterna, al igual que ella lo está.

AÑOS 80: SIGLO 20. Elena es una mujer cristiana, de alta sociedad, que espera, angustiada, el poder embarazarse. Por otro lado, Elena tiene que padecer la infidelidad de su esposo, Bruno, por lo que cree que el abandono de éste y el no poder tener hijos, la sentenciará de por vida. Elena es aconsejada por Ramona, su fiel ama de llaves y nana, para que acuda con una bruja la cuál puede ayudarle a resolver sus problemas y a adivinar su futuro incierto. La Bruja le confiesa a Elena que pronto tendrá un hijo, sin embargo en su casa no se nota otra cosa más que la presencia del Diablo.

Raquel, la amante de Bruno, le comunica a este que se ha embarazado. Bruno le comunica que no puede destruir su hogar solo por estar con ella, por lo que Raquel, enfurecida, le dice que tendrá que cargar con algo peor. Raquel llama a su fiel sierva Desdémona, a la que le pide que cuide de ella y del producto que va a tener, pues sabe que su final se acerca. Desdémona le reza a su “señor” para proteger la vida de Raquel.

Elena se entera de que está embarazada y se lo comunica a su esposo, el cuál se confunde y no sabe qué hacer con el futuro nacimiento de dos hijos suyos.

Raquel confiesa a Desdémona que el hijo que tendrá no es de Bruno, si no de su antiguo amante, Caín, el cuál desapareció de la noche a la mañana. La sierva jura que cuidará del hijo de Raquel hasta el final de sus días, pues es un enviado de su Señor.

La Bruja que echó las cartas a Elena sufre un terrible accidente y muere incinerada en su pequeña casa. El fuego se debe a un accidente, en complicidad con Desdémona y el feto de Raquel.

Elena y Raquel dan a luz la misma noche, entre una tormenta feroz. Bruno permanece al lado de su esposa pero está preocupado por el incierto destino de Raquel, a la cuál Desdémona no puede ayudar, por lo que va a dar al mismo hospital que Elena, quién da a luz a su hijo, el cuál es secuestrado por la sierva del diablo, quién lo cambia por el hijo de Raquel, quien fallecey al que dan por muerto. Debido a esto Desdémona se encarga de asesinar al doctor que ha atendido a Raquel, pues éste ha descubierto que Raquel es un nahuál. Un sacerdote los descubre, pero decide callar. Sin embargo acude a Bruno, a quién le dice que su bebé debe morir. Bruno corre al sacerdote y le exige que jamás se vuelva a enfrentar a él mientras que Desdémona aparece en la mansión Dumas y se ofrece a ser la nana del pequeño bebé de Elena y Bruno. Ramona tiene un mal presentimiento y le asegura a Elena que Damiana es mala, sin embargo la sierva convence a Elena de su dulzura. Elena la acepta, aunque sea una adoradora de Yahvé.

Bruno resiente la muerte de Raquel, pero también siente desprecio hacia ella porque está seguro que el hijo que ella tuvo no era de él. Decide averiguar el paradero de esa criatura pero nadie sabe nada. Desdémona se encarga de que Bruno no insista en encontrar el cadáver de la criatura, la cual en realidad es su verdadero hijo y se comporta de manera celosa con la pequeña bebé de los Dumas, cosa que despierta rivalidad con Ramona y el resto de la servidumbre, sin embargo Elena y Bruno creen que la nana es la mujer mas dulce que han conocido. No sospechan que ella desea educar a la pequeña para llevar a cabo los malévolos planes de su “Señor” .

Quince años después, Samanta, la hija de Elena y Bruno, es una hermosa, preciosa jovencita. Sin embargo muestra apatía por su madre ya que le ha tomado mas cariño a Desdémona. Elena nota eso y se siente celosa, por lo que desea deshacerse de esa mujer. Visita la iglesia y conoce al padre que hace años fue testigo de la verdadera identidad de la niña, éste le asegura que debe protegerse pues su hija es maligna. Elena se asusta al enterarse de lo que le sucedió a la bruja que le echó las cartas, si embargo cree que el sacerdote quiere hacerle daño ya que este escribe una carta dirigida a un superior, pero la esconde en secreto. En ella argumenta que el hijo del Diablo ha nacido y que es una hermosa jovencita de quince años que vive en la mansión Dumas. Desdémona lo asesina antes de que pueda entregarla.

Elena y Ramona preparan la fiesta de quince años de Samanta, sin embargo ella se niega a que le hagan una celebración religiosa. Desdémona le promete a la muchacha que ella se encargará de que no haya semejante celebración y convence a Bruno. Al comunicárselo a Elena, esta le dice a Bruno que si no hay celebración religiosa, entonces Samantha no recibirá el automóvil convertible que le prometieron, sin contar con que la hermosa y caprichosa muchacha le presume a su hermana menor todas las cosas que posee en afectos y en materia, haciéndola sentir menospreciada. Le jura que jamás podrá borrarla del corazón de sus padres, los Dumas y que ella, Alicia, siempre será una sombra que solamente les acarrea problemas debido a su enfermedad.

Un pasante llamado Cristobal Carreño llega a trabajar a la empresa Dumas y al conocer a Samantha queda flechado de ella pero esta lo trata como un empleado de más, muy inferior a ella. Cristóbal es hijo de una mujer que sabe de magia blanca. Son de clase media. Le cuanta a su madre que ha conocido a una muchacha que lo ha fascinado. Ella le echa las cartas y le asegura que esa mujer lo hará sufrir mucho, sin en cambio hay tres mujeres a su alrededor y una dará la vida por él.

Ramona y Desdémona discuten, pues Ramona considera que la sierva influye demasiado sobre Samantha. Desdémona le advierte a Ramona que, si se interpone en su camino, en los planes que tiene para Samantha, entonces le pesará. Ramona intuye que Desdémona posee algo demoníaco, por lo que se dispone a investigar.

Alicia llora ante Elena, a la que le asegura que jamás podrá igualarse, en ningún aspecto, a su hermana Samantha. Elena le asegura a su hija menor que ella tiene a su favor el no ser caprichosa, vanidosa y rebelde como Samantha, quien las escucha detrás de una puerta y enfurece, provocando que a Alicia le falte la respiración, angustiando así a su madre. Sin embargo Alicia se repone pronto y con ella también se calman Elena y Ramona, quienes temen por la salud de la muchacha, a la cual, al quedarse sola en su habitación, Samantha amenaza diciéndole que no permitirá que le arrebate el cariño y la admiración de sus padres. Le confiesa que no cree en su enfermedad y que ella podrá causarle cosas peores.

Cristóbal no puede dejar de pensar en Samantha ni ella en él. Constantemente se enuentran y ella no pierde oportunidad para ofenderlo o desairarlo, siempre rechazándolo, situación que al joven pasante de hace gracia, haciendo ésto que se encapriche con ella hasta que un día la toma en sus brazos y la besa asegurando que de esa manera lo hará respetarlo. La vanidosa y caprichosa Samantha queda fascinada tras el intenso beso de Cristóbal.

El padre Benigno le aconseja a Elena que obligue a Samantha a recibir la comunión y a dar gracias a Dios por sus 15 años. Desdémona los interrumpe y asegura que Samantha no necesita de esas cosas. Benigno entonces aconseja a Elena que se deshagan de la sierva, la cual no practica la fe católica y puede influenciar demasiado en Samantha. Elena asegura que Desdémona es una buena mujer.

Samantha presume a sus amigas el auto que su padre le regalará en su fiesta de quince años. Todas se asombran pues es un convertible importado. El único deseo de la malvada muchacha es que todos la envidien, pues será la única en su escuela que asista con un auto de esa índole. Cristóbal la angustia cuando le dice que si no acepta ir a la misa en homenaje a su honomástico no tendrá ese auto. La muchacha hace un berrinche a su padre, quien le promete que tendrá lo que quiere. Tras ello, Samantha reta al pasante a que se marche para siempre de la empresa si ella obtiene su auto.

Elena recuerda las palabras de Benigno acerca de Desdémona y empieza a atar cabos sobre lo que la bruja le dijo en el pasado y recuerda que la madrugada en que Samantha nació, nació enferma y la bautizaron esa misma mañana, pero un terremoto sacudió a la ciudad de México, causando demasiados estragos. Accede a no hacer una misa de agradecimiento por la vida de Samanta, pero se hace una gran fiesta en la que la muchacha enfurece cuando le pide a su padre su regalo y Elena le confirma que el auto era cambio de la misa. Samantha estalla en rabia y jura que hará algo siniestro para vengarse. Llena de ira, provoca ligeras explosiones en los focos que alumbran la fiesta, asustando a los presentes. Desdémona se preocupa por la reacción que pueda causar en los demás, pues todos están perplejos, mientras que Elena llora, triste, pues esta vez su hija y ella se han distanciado por un automóvil. Alicia le asegura a su madre que Samantha está equivocada y que reacciona de esa manera debido a tantos consentimientos. Elena abraza a su hija menor, a la que está a punto de revelarle algo sobre Samantha pero Desdémona lo impide a tiempo mientras que al finalizar la fiesta Samantha toma una botella de vino y se la bebe. Ramona le advierte que puede enfurecer a sus padres pero a la chica parece no importarle y le dice a la mujer que va a vengarse de Elena por no haber permitido que Bruno le comprara el convertible que le prometió.

Un extraño hombre realiza una misa negra. Las velas que alumbran se apagan y él nota una presencia. Sonríe macabramente y jura que los Ángeles caídos no tardarán en unirse para volver a formar un ejercito de Guerra. Ese hombre es Luciano Salvatori, quien luego se reúne con su esposa, Lucrecia, y su hijo Damián, al que recuerda que le tiene una misiónque debe cumplir por sobre todas las cosas.

Desdémona da gracias a su “señor” por no haber permitido que Samantha recibiera la comunión nuevamente y recuerda que, cuando Samantha cumplió su primera comunión, un ligero temblor hizo que el sacerdote padeciera de un paro cardiaco en plena misa.

Las amigas de Samantha se burlan de ella, pues no obtuvo lo que les prometió que obtendría como regalo de cumpleaños. La muchacha se enfurece y hace que a sus amigas les broten pequeños rasguños en la piel, asustándolas. Ellas le confirman que es mala y Samantha se los confirma, mostrándoles un rostro malévolo. Olivia, gran amiga de Alicia, enfrenta a la malvada muchacha, quien la abofetea y avergüenza delante de todos, demostrando a su hermana que ella es mucho más fuerte. Luego Alicia revela a Olivia sentir miedo de su hermana.

Cristóbal tiene un sueño en el que se ve besando a Samantha y en el que de pronto algo inexplicablemente terrorífico los separa. Despierta asustado, preguntándose qué querrán decirle sus sueños y qué se esconde dentro de esa enigmática chica.

Alicia nota cierta presencia en el lugar de la fiesta, sintiendo mucho miedo que revela a Olivia. Nota como los líquidos vibran. Teme a que algo suceda. Y sucede. El extraño hombre se presenta ante la enfurecida Samantha y ella se impacta al verlo. Él le asegura que ha llegado para protegerla. Desdémona se esconde de él en cuanto lo ve.

Bruno consuela a Elena, a la que le dice que lo mejor será comprarle el automóvil a Samantha. Elena accede y al abrazarse los dos, nota que su hija se aleja con el hombre extraño por lo que decide ir a indagar. Se lleva una enorme sorpresa al ver a la muchacha besándose con él y notar que él no lleva zapatos y no tiene pies, si no patas, por lo que huye, aterrada, a buscar a Bruno, pero Samantha la sorprende y la alcanza, hasta atraparla.

Desdémona se acerca al hombre extraño, que no es otro más que Luciano, y le pregunta qué es lo que ha llegado a hacer ante Samantha. Él, seguro, afirma saber quién es la muchacha, pues sintió su presencia. Desdémona le pide que aguarde y no haga algo de lo que después pueda arrepentirse, pues su Amo y maestro es el único que podrá poseer sexualmente a Belcebú. Luciano afirma que él sirve al mismo amo y desea que su desendencia comience con un miembro de su familia. Los dos han sido escuchados por la adivina Fortunata, quien se acerca a Desdémona para hacerle preguntas sobre Samantha pero la mujer se niega a hablar con ella. Fortunata sin embargo decide investigar por su propia cuenta pues poseé una revista de brujería y cree que puede en realizar un artículo que estremecerá no solo al país, sino al mundo.

Ramona le avisa a Bruno que Samantha ha estado bebiendo durante la fiesta, en los jardines de la mansión, con algunos amigos. Bruno se sorprende y sale en busca de su hija pero no la encuentra ya que se encuentra con Elena, a la que reprocha que le haya negado su automóvil. La madre le pregunta a su hija quien era el hombre con el que se encontraba y esta no se lo dice por lo que Elena le revela que el hombre con el que se estaba besando, casi desnuda, tenía patas de animal. Le pide a la muchacha que acudan a una iglesia pero Samantha muestra a su madre su rostro maléfico, ocasionando que todas las luces de la casa estallen y las puertas se aseguren solas. 
Desde los jardines, Bruno se da cuenta de que su habitación está ardiendo en llamas. Llama a los bomberos pero estos no pueden abrir las puertas de la casa pero entran a la habitación por el jardín y apagan el fuego. Aseguran a Bruno que no hay nada mas que cenizas, y no se hallan los cuerpos de Elena y Samantha.

Cristóbal solo piensa en Samantha y su madre le pide que la aleje de su mente pues es mala y solo lo hará sufrir. Él sin embargo jura que la muchacha llegará a amarlo a pesar de sí misma.

En el cuarto de calderas, cerca de la alberca, Samantha y Elena entran, mojadas. Elena se siente débil y pide a su hija que recapacite sobre el hombre con el que estaba y que no era humano. Son escuchadas por Desdémona, quien aguarda hasta que Samanta sale en busca de ayuda y le pide que no haga nada y deje morir a la mujer pero Samantha se niega y realmente desea ayudar a su progenitora. La perversa Desdémona le asegura a la muchacha que nadie la quiere mas que ella, ni siquiera su propia madre. Samantha no hace casos de las palabras de la sierva y va en busca de ayuda a la fiesta mientras Desdémona penetra en las calderas y le confiesa a Elena la verdad sobre Samantha, enterándola así de que no es su hija, si no la hija del diablo, para luego asesinarla. La muerte de la mujer causa un gran dolor a los Dumas, principalmente al patriarca, mismo al que Samantha promete estar siempre a su lado.

Ramona se encarga de cuidar a Alicia, la cuál está desconsolada y le informa a Desdémona que debe irse de la mansión, pues ya no hará más falta. Desdémona se niega y le hace ver a Ramona que ahora que Elena ha muerto, las dos se deben unir para cuidar de Samanta y Alicia.

Transcurren diez años y Samantha ya es toda una mujer de inigualable belleza y asediada por muchos hombres. Trabaja con su padre en las empresas Dumas, en uno de los puestos más importantes y constantemente tiene enfrentamientos con Cristóbal, a quien se siente atraída y al cual niega a amar por considerarlo poca cosa a pesar de que él tiene un puesto importante como el de ella. Él sigue sin perder ocasión para besarla, siempre confundiéndola y despertando en ella una enorme rabia pues gusta demasiado de él y en el fondo lo cela. De él también está enamorada Alicia, quien confiesa a Ramona sus sentimientos y lamentar que él jamás le corresponderá por ser enfermiza e insignificante. Ramona trata de animar a la inocente muchacha, segura de que conquistará el corazón de Cristóbal si se decide a hacerlo. Las escucha Samantha, quien en soledad se burla de su hermana, a la que considera una pobre estúpida.

Alicia y Damián están enamorados pero Luciano se opone a ese amor pues a él le interesa que su hijo enamore a Samantha, quien siempre lo rechaza y se burla de él en la empresa, pues allí trabaja el muchacho y es gran amigo de Cristobal, al que revela no entender porqué su padre lo presiona tanto.

ABRIL 2005.Rebeca, una posesiva y hermosa muchacha, insiste en su amor hacia Cristóbal y este le asegura estar enamorado de su mejor amiga, Samantha, por lo que la muchacha, aunque se siente rechazada aun así cree que tarde o temprano él le corresponderá ya que a su amiga no le van los hombres como él. Es por ello que ella tiene amoríos con Marcos, un muchacho de su misma alcurnia que está obsesionado con ella y es ardorosamente correspondido. Sin embargo todos desconocen que Samantha lleva una doble vida por la noche, presentándose en una mansión a ritos sexuales con demasiadas personas de alcurnia. 
Es en esa mansión que conoce a Luciano Salvatori, el cuál le recuerda al hombre que conoció en sus XV años. Desdémona teme por la muchacha, pues sabe que Luciano está muy cerca y él es un infiel que guarda rencor a su Amo de las tinieblas, pero Samantha siente una enorme atracción hacia el hombre, el cuál la rechaza malévolamente para hacerla caer a sus pies. Ella está segura de que él solo intenta seducirla de esa manera, y ella trata de resistirse pero sus deseos son más fuertes que él, por lo que teme enamorarse de ese hombre tan misterioso.

Marcelo Lacuráin ha llegado a hacer negocios con Bruno, el cuál se asombra con la belleza de Vanessa, la esposa de su socio y la cuál está dispuesta a engatusarlo sin que su marido se de cuenta pues se siente demasiado atraída a él. No cuenta con que Lucrecia tiene los mismos intereses que ella y cuando las dos se hacen amigas también se convierten en rivales. Ninguna sospecha que Bruno ha comenzado una relación con la hermosa Débora Del Valle misma que se presenta ante las hijas del hombre para ofrecerles su amistad pero ni Samantha ni Alicia la aceptan. Bruno pide a sus hijas que lo entiendan pues necesita de compañía por lo que Samantha se muestra accesible, aunque piensa en la manera en que pueda deshacerse de la novia de su padre, la cual al conocer a Cristobal se fascina con él.

Fortunata ha pasado años tratando de investigar si los Dumas tienen pacto con el demonio. Logra penetrar en la mansión, disfrazada, pero Desdémona la reconoce, aunque finge no saber quién es. Cuando la adivina se marcha con algunos documentos que ha extraído, la sigue y la asusta al presentarse ante ella. Le propone que le invite un café pues le contará la historia de los Dumas y porqué una noche escuchó que tienen pacto con el rey de las tiniéblas. Fortunata deja que la sirvienta prepare el té sin sospechar que Desdémona ha puesto una fuerte dósis de veneno en el suyo, mismo que le hace tomar mientras le cuenta patrañas mezcladas con verdad hasta confesarle que en efecto Samantha es la ungida de una secta satánica y buscan ebarazarla para que luego ella se embarace de su propio hijo y así comience el linaje de satán. Fortunata se asombra y comienza a asfixiarse. Desdémona le asegura que es una pena que ahora que lo sabe todo no lo pueda publicar pues está a punto de morir. Y nomiente pues Fortunata se asfixia lentamente hasta morir.

Ramona descubre a Desdémona poniendo objetos extraños debajo de la cama de Alicia, por lo que se extraña. La sierva asegura que son objetos para que la enfermiza muchacha sane pronto y deje de atormentarla la enfermedad que padece, pero en realidad son hechicerías, pues no desea que Alicia se recupere, ya que puede interponerse en sus planes.

Rebeca habla con Samantha sobre el amor que siente hacia Cristóbal. Samantha le advierte que si insiste en amar a ese don nadie, entonces su amistad se terminará. Rebeca sospecha que su amiga está celosa, sin embargo Samanta no deja de expresarse de la peor manera de Cristóbal, a quien Alicia está a punto de confesarle sus sentimientos.

Marcelo y Vanessa discuten, su relación no es la mejor. Ella le dice que desea divorciarse pero él no piensa dejarla en libertad para que se vaya con otro hombre, sin embargo la mujer visita a Bruno en su casa y ambos beben, siendo descubiertos por Samantha, quien llena de Rabia le pide a la mujer que abandone su casa no sin antes decirle que su padre tiene una novia: Débora. Vanessa pone a Bruno entre la espada y la pared. Él decide que su invitada se queda por lo que Samantha vuelve toda luz en oscuridad, asustándolos y demostrándoles la ira que siente. Luego revela a Débora que Vanessa desea quitarle a su hombre, causando un conflicto entre las mujeres.

El apuesto teniente Tarajano descubre que Fortunata fue envenenada y se propone dar con el asesino de la mujer. Buscando pistas descubre que ésta se dedicaba a espiar a la familia Dumas y poseía demasiados libros e información sobre brujería.

Desdémona visita a Luciano y le pide que no lleve su malévolo plan a cabo, pues él bien sabe que Belcebú es la hembra de su amo. Luciano le asegura a la sierva que Belcebú es de él y que jamás la dejará... La mujer lo maldice por ser la bestia que no debió probar las mieles de la tierra. Luciano, por su parte, asegura que Samanta ha sido la elegida y deberá pagar por los errores del Amo. La muchacha por su parte le habla a Rebeca acerca del hombre, confesando estar enamorada y ser capaz de todo por él. Rebeca ignora que fue Luciano quien incitó a su amiga para pertenecer a un grupo de adoradores y someterse a las más insólitas orgías.

Alicia tiene un sueño en el que un ángel le avisa que debe tratar de recuperarse y le aconseja ir a un monasterio, , donde encontrará una verdad que asombrará a la humanidad. En ese sueño se ve teniendo relaciones eróticas con Cristóbal, quien después, en el mismo sueo, se burla de ella. La muchacha despierta asustada y sólo menciona el nombre de Samantha. Llora ante Ramona, a la que revela sentirse inferior a su hermana. Luego recibe la visita de Damián, del que Samantha se burla pues sabe que él está interesado en ella en realidad. Burlón, él le asegura que no es así, pues no está ciego como los demás.

Cristóbal visita la mansión Dumas para resolver con Bruno unos asuntos de la empresa. Bruno le pide que desde ahora trabaje en la mansión. Alicia lo ve y tiembla de amor, pues lo ama en secreto. De esto se da cuenta Desdémona, quien asegura a Ramona que esos dos harían buena pareja pues son tal para cual. Al orar en la oscuridad, asegura que no permitirá que Luciano perjudique a Belcebú, la cuál ha reencarnado en Samantha, la cual acude a la mansión de Luciano, sin percatarse de que Rebeca la ha seguido. Samantha intenta seducir al hombre pero él la rechaza nuevamente y hablan sobre los futuros planes para las misas, pues consideran que es demasiada gente la que está involucrada. Luciano asegura que él está trabajando de otra manera. Samantha le pide que le diga de cuál manera, pues ella por su amo es capaz de todo. Luciano le pregunta si también sería capaz de todo por él y ella le asegura que si, desnudándose por completo dispuesta a entregársele. Él la besa ardorosamente.

Vanessa discute con Marcelo, al que le dice que jamás podrán consumar su matrimonio por las cosas que en el pasado sucedieron. Él le pide que calle y no lo atormente, pues la única culpable de lo que pasó fue ella. Ambos recuerdan el doloroso ayer y él sale de casa y se encuentra con Débora, quien le pide que hablen sobre su mujer. Lo alerta al decirle que Vanessa le es infiel. El hombre vuelve a casa y discute con su esposa, quien le jura que le han mentido.

Cristóbal le asegura a Alicia creer que ella es noble y muy bonita, por lo que en el corazón de la muchachae despiertan nuevas emociones y se lo hace saber a Ramona, la cuál teme a que la muchacha se haga falsas ilusiones con el hombre que en verdad está enamorado de su hermana.

Rebeca le dice a Marcos que Samantha está metida en algo que desconoce, pues siempre habla de Luciano y a le absolutamente nadie lo conoce, ni se sabe de donde proviene su riqueza. Marcos, por su parte asegura que Samantha será para él tarde o temprano. Eso hace sentir mal a Rebeca, la cuál le reclama el estar con ella pero amar a otra mujer.

Desdémona le revela a Samantha que ha descubierto que Alicia está enamorada de Cristóbal y que ambos están en el jardín. Samantha acude a donde están y reta al hombre a que le diga a Alicia de quién está enamorado. Él se niega a hacerlo y ante la presión decide decir que ama a Alicia, haciendo rabiar a la vanidosa Samantha, quien asegura que miente y entonces lo besa, seduciéndolo. Él cae en el juego y Alicia sale huyendo del lugar. Es entonces cuando Samantha abofetea a Cristóbal y le asegura que sólo lo ha utilizado para desilusionar a su hermana, pues solo siente repudio hacia él mientras que Alicia se siente desilusionada por saber que el hombre está enamorado de su hermana. Cree que ella jamás podrá estar al lado de nadie por ser tan enfermiza y se culpa, pues lo que más desea es el amor de un hombre que la proteja, pues Bruno solo se preocupa por la estabilidad de su hermana mayor, a la que Cristóbal enfrenta y besa por la fuerza. Ella lo abofetea y son vistos por Marcos, quien arma tremendo quilombo. Los dos hombres se enfrentan a puño cerrado y Samantha se divierte ante la escena para luego retirarse asegurando estar aburrida de ellos.

Unos pordioseros encuentran el cuerpo abandonado de una mujer, en un lote baldío, por lo que se alertan.

Luciano habla con una mujer de cascos ligeros llamada Lulusa, a la que le pide el dinero del trabajo de la noche anterior. Lulusa le dice que una de las reclutas de “El Cascabel” ha desaparecido. Él asegura que esa mujer ya no era necesaria en el burdel. Lulusa entonces continúa los ensayos de sus bailes para el Table Dance y la policía llega a interrogarla por la aparición de la mujer en el lote baldío. Lulusa asegura que ella no la conocía y la policía le cree, es entonces cuando ella descubre que Luciano está detrás de todo lo que ha acontecido.

Débora presiona a Bruno para que se case con ella pues la mujer tiene planes de apoderarse de todo cuanto él posee. Desdémona le asegura que nunca será la señora de la casa pues las hijas de su hombre nunca lo permitirán. La mujer insulta a la sirvienta y es vista por Alicia, quien solo se muestra ante ellas mas no dice nada.

Samantha se divierte seduciendo a Marcos, quién le asegura que no dejará que ella se enrede con Luciano. Ella solamente se burla de él, argumentando que Luciano es un verdadero hombre. Marcos entonces intenta besarla por la fuerza y ella lo abofetea. Le asegura que a ella no le atraen los perdedores como él.

La ambiciosa Vanessa está dispuesta a ser amiga de Alicia, quien le cuenta todo lo referente a los Dumas, cayendo en la trampa de la malévola mujer, la cual se da cuenta de que Samantha será una enemiga muy difícil, pues Alicia le asegura que su hermana mayor es la que controla la casa y por la que Bruno siente tanta devoción. Hablan de Débora y Vanessa se alegra de que las hijas de Bruno no la acepten.

Lucrecia conoce al doctor Bernardo Valderrama, de quien se hace amante pero pronto es descubierta por Damián, al que pide que calle y con llanto asegura ser infeliz con Luciano. El hijo se siente herido mas la comprende pues a él también le parece un infierno el vivir con su padre, quien lo escucha y lo corre de su casa. Damián le toma la palabra y pide a Lucrecia que se vaya con él pero la mujer no puede pues se siente atada a Luciano, quien la reprime por no haber logrado que Damián enamore a Samantha. Lucrecia reclama a su marido esa obsesión y le exige que le diga porqué tiene tanto interés en esa muchacha pero el hombre calla y se marcha mientras que Lucrecia sufre en soledad y acude a buscar refugio en los brazos de Bernardo.

El padre Benigno aparece ante su superior y le dice que ha encontrado unas cartas que aseguran que el hijo de Satanás se encuentra en la tierra. Su superior, Norberto, las estudia y le exige a Benigno que no diga nada, pues los fieles no deben saber la verdad puesto que con esa noticia el mundo dejaría de alimentar al Vaticano.

Luciano discute con Lulusa, una prostituta que le reclama por el asesinato de la mujer hallada. El hombre amenaza a la teibolera y le jura que si ella no sigue reclutando bailarinas en el burdel, entonces será ella la próxima en aparecer muerta. Lulusa, por el amor que siente hacia él, obedece y deja de reclamar.

Cristóbal no deja de pensar en Samantha y en las bromas que ésta le ha jugado. Rosario, su madre se siente preocupada pues sabe que él sufrirá por esa mujer de la que se ha enamorado.

Samantha explota al ver a Vanessa en su mansión. La mujer le asegura estar interesada en Bruno, por lo que la muchacha llama a Marcelo, al que le asegura que su mujer está seduciendo a Bruno. Vanessa se impacta con el atrevimiento de Samanta mientras que a Marcelo lo sorprenden los limites a los que su mujer ha llegado.

Marcos confiesa a Damián que tiene una relación secreta con Rebeca y ésto lo descubre Cristóbal, el cual acusa al hombre de jugar con las dos amigas. Marcos le exige que no se meta en su camino o lo lamentará. Damián no sabe qué hacer pues ambos hombres son sus amigos. Se desahoga con Olivia, a la que revela amar a Alicia y no entender porqué su padre lo desea ver con Samantha, a la que no soporta.

Desdémona hace oración a su Amo y Maestro. Le ofrece su vida a cambio de la de Belcebú, a la que pide al maestro que proteja. Ramona se encuentra muy cerca, por lo que quizás pueda descubrir a Desdémona.

Norberto habla con Caín, al que le dice que su hija ha sido descubierta y que la Iglesia no puede enfrentarse a demasiados cuestionamientos que implica el descubrimiento del hijo de Satanás. Caín entonces promete que él acudirá a proteger a Samantha.

Vanessa se siente amenazada por Samantha, de la cuál jura vengarse por haberla delatado ante Marcelo, el cuál aparece ante Bruno y le exige una explicación de su relación con Vanessa. Bruno se desconcierta pues el no sabe lo que está sucediendo y afirma que no tiene nada que ver con otra mujer que no sea Débora, a la que lleva a cenar a su casa para anunciar que se casará con ella. La familia se sorprende y Samantha apoya la decisión de su padre, al que felicita al igual que a Débora, a la que a solas jura que no permitirá que se salga con la suya. Débora la reta y le asegura que si sigue siendo una hiócrita ante s padre pronto la desenmascarará, cuando él tenga que decidir entre su hija o su esposa, la futura dueña y señora de la mansión Dumas. Samantha sonríe malévolamente y le asegura que eso no sucederá jamás y no se ha equivocado pues la muchacha ha ordenado a Desdémona que corte los cables de los frenos del automóvil de la mujer, quien al manejar a casa descubre que le han tendido una trampa. Intenta llamar a emergencias, a la policía, pero es imposible pues pronto se estrella contra un poste y un registro de luz le cae encima, electrocutándola.

MAYO 2005. Rosario sufre pues ve en las cartas que su hijo correrá peligro debido a una mujer que tiene toda la descripción de Samanta, a la que busca para pedirle que no le haga daño. Samantha solamente la menosprecia, ayudada por Desdémona, quien asegura a Rosario que si su hijo no se aleja de la muchacha no soamente perderá su trabajo, sino su vida.

Alicia tiene un sueño nuevamente. En él alguien se le revela y le pide que haga mucha oración, pues el mal está muy cerca de ella. Ese ángel es Elena. Despierta desesperada y descubre que el teléfono suena. Bruno se ha enterado de la muerte de Débora. Acude al funeral con sus hijas y allí es abordado por el teniente Tarajano, quien le cuenta que la mujer llamó a las oficinas de policía muy desesperada para enterarlos de que álguien le tendió una trampa. Sorprendido, Bruno asegura que eso no puede ser pues la mujer cenó con él en su casa y justamente celebraban su compromiso. El detective conoce a las hijas de Bruno y queda maravillado con la belleza de Samantha, quien seductora le mete ideas en la mente respecto a Débora por lo que el hombre sospecha que esta pudo haber tenido un amante y éste pudo deshacerse de ella en venganza. Samantha hace que todo parezca indicar que ese amante es Cristóbal, quien al enterarse de sus insinuaciones le reclama el que lo quiera hacer parecer culpable de algo tan terrible. Samantha ríe y le asegura que solo le jugó una broma. Él entonces la besa por la fuerza.

Desdémona escucha que alguien se acerca a su habitación, por lo que abandona su rito y sale de inmediato. Se encuentra con Ramona, quien le pregunta qué hace. La sierva asegura que simplemente rezaba y se aleja. Ramona trata de abrir la puerta de la habitación de la demoniaca mujer, pero no puede.

Benigno encuentra a Samantha y le pide que hablen. Ella siente demasiado rechazo hacia el sacerdote, quien le dice que él debe confesarle su verdadera identidad. Samanta, con sus poderes diabólicos, hace que al sacerdote le ardan las manos al tocarla.

Rebeca visita la mansión Dumas y allí se encuentra a Cristóbal, quién le aconseja que se olvide de Marcos para siempre, pues solo le hace daño. Sin embargo Rebeca considera que Marcos es el mejor partido, de su clase social, y que debe estar con él pues nadie más le corresponderá. Cristóbal le pregunta si Samantha está interesada en alguien y ella le habla de Luciano Salvatori. Entonces Cristóbal tiene un encuentro con Samantha, quien juega con él seduciéndolo. Sin embargo no cae en su trampa y le jura que un día será para él. Ella se burla asegurando que no le alcanzará la vida para conquistarla, aterrándose cuando el hombre le revela saber quién es ella en realidad por lo que le pide que le diga qué es lo que sabe. Él aprovecha esto para seducirla por lo que ambos terminan haciendose el amor cual fieras inquietas.

Lulusa habla con “La Perpetua”, encargada de el burdel, quien le dice a que Luciano antes era un ser insignificante, que por un tiempos e desapareció y volvió a aparecer con una fortuna inmensa, infinita, pero que nadie sabe cómo la consiguió. Lulusa está dispuesta a investigar, y durante su baile, tras ganarse unos billetes en su tanga y desvistiéndose, habla con algunos clientes, tratando de averiguar la verdadera identidad de Luciano, el cual llama a Samantha, a la que le dice que han descubierto el asesinato, por lo que deben ser más cautelosos. 

Samantha decide que irá a la mansión Salvatori, al lado de Luciano, pues desea estar con él. Al llegar, ambos deciden lo que harán con los rituales de ahora en adelante, pues aunque deben haber más sacrificios, deben deshacerse de gente que asista y que esté dispuesta a darlo todo por el “Señor”. Después Samanta se entrega en cuerpo y alma a Luciano. Los dos fornican de manera bestial, en la que gemidos, maullidos y aullidos se desatan. Varios perros inundan la mansión de Luciano durante el acto. Después, al salir de la Mansión Salvatori, la muchacha es atropellada accidentalmente por un automóvil, por lo que de inmediato es atendida en un hospital. Todos en la mansión Dumas se enteran y acuden al hospital para velar por la muchacha. Bruno se siente acabado, pues su hija es todo para él y le han informado que ha quedado en estado de coma, afectando esto gravemente a Alicia, quien al estar junto a su hermana siente una presencia extraña, sin sospechar que algo demoníaco resguarda el lugar. Al tomar las manos de Samantha, sufre un shock. Luces desconocidas aparecen por toda la habitación, como si lo demoníaco y lo celestial se unieran... La mente de Alicia se transporta al pasado, a la verdad...

ARABIA OCCIDENTAL, 1501: Suad es arrestada y llevada a los tribunales acusada de tener pacto con el diablo. Hande le pide a Ahmed que se case son ella pero él la rechaza.

Abdúl cree que ahora que el amo le ha dado riqueza, Hande podrá amarlo y él será el padre del hijo del amo y Belcebú.

Suad es condenada por el pueblo y la corte, a la hoguera, por lo que es llevada y quemada injustamente. Al arder en las llamas, siente la presencia de Dios, quien la toma de la mano y la lleva con él, sin que ella sienta el dolor del ardor causado por el fuego. Suad asciende al cielo, en medio de una escolta de ángeles, que la protegen.

Ante la muerte de su amada, Ahmed culpa a Hande, a quien le asegura despreciarla por sobre todas las cosas y a la cuál acusa de ser la verdadera hechicera diabólica que ha hecho pacto con el ser de las tinieblas y la oscuridad. Abdúl, al escuchar el maltrato verbal de Ahmed hacia Hande, asesina a Ahmed, causando el más grande dolor en Hande, quién chilla como una hiena endemoniada, como un demonio de tasmania. Sus chillidos son los más insólitos.

Abdúl le asegura a Hande que ahora es poderoso y que pueden casarse, pues el mismo amo le ha permitido la oportunidas. Hande le asegura a Abdúl que el amo le tendió una trampa y que ella se atreverá a desafiarlos a los dos, pues Ahmed no fue para ella, y ella ya no será de nadie. Ni del bien ni del mal.

Hande se ahorca en el monte, de la gruesa rama de un árbol, rompiendo el corazón de Abdúl. Desde un lugar lejano, a través de hechicería, la extranjera lo ve y llora, pues tuvo la oportunidad de tener en su vientre a Belcebú, pero el verdadero hijo de su señor, el varón, jamás tendrá su sangre, pues sólo tuvo una oportunidad. El amo la condena a la eternidad... La condena a esperar hasta que llegue el momento de destrucción, que será cuando los humanos se dejen invadir por máquinas y estén perdidos.

ERA ACTUAL: Los ojos de María del cielo se llenan de impacto al darse cuenta de que esa mujer que asegura ser la madre de Hande es Desdémona... mas se asombra, pues Elena fue Suad, Luciano fue Abdúl y la inconsciente Samantha fue Hande... ¿Pero... Y Ahmed?

Vanessa discute con Marcelo, quién le asegura que no está dispuesto a que le tome el pelo. La mujer se descara ante su esposo y le asegura que siente una atracción inevitable hacia el apuesto Bruno. Marcelo la golpea ferozmente.

Rebeca le dice a Marcos que ella lo ama verdaderamente pero que no soporta cuando él demuestra su verdadero amor por Samantha. Marcos le aclara que, si no está dispuesta a soportar que él ame a otra mujer, entonces se olviden. Rebeca se niega y le pide perdón por irritarlo. Él se aprovecha de la situación para llevársela una vez más a la cama.

Alicia está paralizada ante tal revelación, tanto, que sale huyendo del hospital, confundida. Los doctores y las enfermeras se consternan, pues no entienden su comportamiento. Aparece entonces Desdémona y entra a la habitación de Samantha, a la que le dice que deben ser fuertes, pues como en el pasado, el bien volvió a reencarnar en una mujer que creció a su lado.

Cristóbal acude al hospital para visitar a Samantha. Desdémona le pide que se marche, pues Samantha está inconsciente. Él insiste en verla pero la sierva se niega rotundamente. Él no se explica porqué la mujer protege tanto a Samantha y se lo pregunta pero no otiene respuesta por lo que le recuerda que ella no es más que una criada, no la madre de la muchacha. La mujer jura que Cristóbal se arrepentirá por haberla ofendido y se las ingenia para causarle un accidente a Rosario, quien afortunadamente no muere pero va a dar al hospital, angustiando a su hijo.

Damián descubre que su padre oculta secretos oscuros y comienza a investigar. Se sorprende al descubrir que tiene amoríos con Samantha y que encima ¡Tiene pacto con el diablo! ¡Y la muchacha es una descendiente de lucifer! Intenta prevenir por teléfono a Alicia pero esta no le contesta por lo que llama a Olivia, a la que revela que sus vidas corren peligro. No sospecha que Luciano lo ha descubierto y continúa hablando pero justo cuando revelará qué es lo que su padre hace y quién es en realidad Samantha, Luciano toma un cádiz y lo azota en la cabeza de su hijo, hasta matarlo. Después se encarga de que parezca que todo se ha tratado de un robo a su mansión y deja que sea Lucrecia la que descubra el cuerpo de su hijo. Llaman a Tarajano, al que el matrimonio suplica que encuentre al responsable de la muerte de su hijo, al que incineran de inmediato, negándose Luciano a que se hagan velorios y misas, sorprendiendo a Lucrecia, quien se desahoga con Bernardo, al que confiesa sentirse presa en su propia casa y casada con un extraño. Bernardo le revela que Bruno Dumas lo ha mandado a llamar por ser un importante colaborador de un hospital especializado en la psiquiatría. Acude a él y Bruno le confiesa necesitar su ayuda, pues con los múltiples impactos que recibió, quizás Samantha quede dañada o no recuerde nada de su vida antes del golpe. Bernardo accede a ayudar a Samantha.

Alicia sufre por la muerte de Damián y llora ante Ramona, a la que le dice que está segura de que Samantha es perversa o la reencarnación de alguien perverso. Ramona le pide que calle y que no diga nada a nadie, pues entre las dos deben investigar qué es lo que en verdad sucedió en el pasado. Las apoya Olivia, quien revela a Alicia que antes de Morir Damián le dijo que sus vidas corrían peligro y que algo muy diabólico habitaba a su alrededor.

Rebeca cree cieamente en Marcos, con quien se ha mudado a vivir pero él solamente abusa de ella y la maltrata. Cuando ella se lo reclama, la abofetea y le jura que si lo deja o le dice a alguien lo que existe entre los dos, la matará. Ella habla después con Cristóbal, quién le dice que Desdémona es una mujer extraña que sobre protege a Samantha demasiado. Rebeca decide acompañar al muchacho al hospital y allí enfrenta a la sierva, a la que le dice que solamente es la sirvienta y no tiene autoridad sobre la familia o las amistades de Rebeca. Desdémona se enfurece demasiado y jura vengarse de Olivia por sobajarla de esa manera.

Norberto le pide a Benigno que investigue bien quién es la criatura que ha nacido como hija del mismísimo satanás. Benigno asegura que él sabe perfectamente en qué mansión se encuentra esa muchacha, por lo que acudirá en su búsqueda. Norberto le pide que le confiese en donde se encuentra la muchacha pero Benigno se las ingenia para no decírselo. Todo, absolutamente todo lo conversado entre ellos, Alicia lo escucha desde la mansión Dumas, asustándose.

Luciano habla con Lulusa, a la que le pregunta si ha tenido noticias de Samantha. Ella le asegura no saber nada y él se preocupa, pues no puede perderla. Samantha es todo lo que necesita para llevar a cabo su perverso plan. Lulusa le pregunta porqué no está afectado por la muerte de su hijo y el hombre asegura que quien sea que haya terminado con la vida de Damián le hizo un favor pues éste no servía para nada. Cuando se marcha el hombre, Lulusa confiesa a Perpetua del lugar que Luciano tiene un plan demasiado macabro para con Samantha. La madrota le pide que calle o de lo contrario morirá.

Bruno busca a Vanessa y se asombra al verla golpeada. La mujer le pide que no se vean durante un tiempo, mientras ella arregla su situación con marido. Bruno lo busca para exigirle que no maltrate más a Vanessa. Es entonces cuando Marcelo le declara la guerra en todos los ámbitos.

Samantha no deja de pensar en el apasionado encuentro que tuvo con Cristóbal, quien no pierde ocasión para tentarla en la empresa. Finalmente se encuentran solos en el elevador y la luz se va. Aprovechan el momento para entregarse su fogoso amor nuevamente.

Alicia sufre una terrible alucinación, en la que ve la mano de una mujer asesinando a otra. Ramona es testigo de lo ocurrido y se asusta. Considera que la muchacha necesita consultar a un neurólogo.

Marcelo está dispuesto a hundir a Bruno en la empresa de químicos, por lo que planea tener acceso a todas las computadoras y encontrar la manera de hundirlo.

Ramona le comenta a Bruno lo que ha sucedido con Alicia. Él se pasma, pues sus dos hijas necesitan ayuda psiquiátrica. Habla con el doctor Valderrama, el cuál le recomienda que consulte a la doctora Genoveva Amaral, bella mujer especialista en traumatología. La mejor de todas las psiquiatras.

Desdémona acude a Luciano, al que le dice que deben hacer algo ahora que Belcebú está en peligro. Luciano se impacta cuando Desdémona le dice que el espíritu de Suad, no conforme con haber reencarnado en Elena, esta vez se está manifestando a través de Alicia. Luciano le dice a la sierva que él no hará nada por el amo, pues esta vez el amo deberá pagar por lo que le hizo hace tantos siglos, cuando le arrebató el amor y el cuerpo de Belcebú.

JUNIO 2005. Bernardo habla con Genoveva, a la que pone al cuidado de Alicia. La doctora Amaral acepta y le hace saber a Valderrama que pronto tomará unas vacaciones, pues su prometido, artista Andreas Giordano, llegará a México para vacacionar con ella antes de matrimoniarse.

Bruno acude al hospital a ver a Samantha. Allí, Cristóbal le cuenta sobre el comportamiento de Desdémona hacia su hija. Bruno disculpa a la sierva argumentando que ésta quiere a Samantha como a una hija. Cristóbal insiste en que no lo es y que su amor es enfermizo y obsesivo. Bruno no hace caso de los comentarios del hombre pero comienza a observar a su sirvienta, a la que pide que se tome unas vacaciones pero ella asegura no querer estar separada de Samantha ni un solo instante. La realidad es que la mujer e siente sola para defender a Belcebú en la tierra, por lo que con un rito satánico invoca al amo, al que le pide que le mande una señal de lo que debe hacer.

Valderrama recibe en su casa un par de antigüedades que compró en la Internet. Una de ellas es una caja con candelabros pertenecientes a la antigua Roma y lo otro es un enorme cuadro, perteneciente a una noble de la Arabia occidental, llamada Hande Kaanán. La comparte con Lucrecia, quien se asombra al descubrir que la mujer en l apintura es idéntica a Samantha. Se lo dice al doctor, quien cree que solo son figuraciones de la mujer, a la que le hace el amor.

Rosario suplica a Cristóbal que se aleje de los Dumas y principalmente de Samanta pero este insiste en que la muchacha es una buena persona y está completamente enamorado de ella.

Una enfermera visita el cuarto de Samantha, la cuál está sola. La muchcha reacciona del coma de manera diabólica, por lo que con un instrumento de la enfermera, mata a esa mujer, huyendo del hospital. Bruno, en complicidad con Valderrama, se encarga de que todo parezca un accidente para que así su hija no vaya a dar a la cárcel. Asustada, Samantha solo se aferra a Cristóbal en cuanto lo ve llegar acompañado por Alicia, a la que sabe que lastima. Esta a su vez acude a la Iglesia a orar por su madre y por el alma de Samanta, la cuál está segura regresará a la vida llena de odio. Allí se topa con Benigno, al que cuenta de sus sueños. Este teme a que la muchacha y Samantha sean un ángel y un diablo que han venido a la tierra a comenzar una guerra.

Tarajano descubre pistas que solamente lo llevan a la mansión Dumas, la cual visita alertando a Desdémona, quien le asegura que sus patrones son gente de bien y afirma no haber conocido a Fortunata ni haber tratado a Débora, sorprendiéndose cuando el detective le dice que descubrió que los frenos del auto de la mujer fueron cortados y eso debió suceder dentro de la mansión Dumas.

Valderrama pide Genoveva que ayude a la hija de Bruno, ya que pueden obtener grandes beneficios económicos por parte de él. La doctora sin embargo cree que la paciente está loca cuando alterada, Alicia se presenta y le cuenta de sus visiones, revelándole que la última quizás tenga que ver con Samanta, por lo que, cuando Genoveva le insinúa que realmente necesita ayuda, abandona el consultorio y acude a Ramona, a la que le pide que vayan al hospital, al que Desdémona acude acompañada de Luciano, encontrándose ahí. Los tres comprueban que Samanta está dormida, por lo que nada ha sucedido pero repentinamente Samantha despierta del sueño que tuvo respecto a la enfermera que murió y Alicia se acerca a ella pero la rechaza argumentando que son enemigas. Alicia lo niega e intenta acercarse a su hermana pero ésta reacciona violentamente, como si estuviera poseída.

Rebeca está por confesar a Cristobal lo infeliz que es al lado de Marcos, sorprendiéndose al darse cuenta de que Cristóbal insiste en amar a Samantha. Por eso le asegura que su amiga está enamorada de otro hombre y que no será para él pero Cristóbal no se da por vencido y se encarga de encontrar a Luciano, al que le exige que le diga cuales son sus intenciones con la muchacha. Luciano no le dice nada y se da cuenta de que Cristóbal está enamorado de Samantha. Es por ello que le revela que entre la muchacha y él hay una relación que no se compara con ninguna otra. Desde ese momento Cristóbal rechaza a Samantha, quien trata de besarlo y de que repitan sus encuentros amorosos. Una noche, tras trabajar, el accede y luego de hacerle el amor le pregunta si con Luciano hace lo mismo que con él. Samantha enmudece y se cree descubierta. Huye y exige a Cristóbal que no se le vuelva a acercar. Él, furioso, se emborracha y accidentalmente se topa con Vanessa, a la que confunde con Samanta por lo que la besa y terminan haciendo el amor. Esto ahce que Vanessa se enamore de él, pues lo encuentra ardiente y vigoroso.

Genoveva recibe en casa a su amado Andreas, quién se asombra al ver un cuadro que ella ha comprado en el extranjero: El de Suad Hamile. La doctora le asegura que ella compró uno y que Valderrama ha comprado otro. Él asegura que él conoce a la mujer del cuadro de algún lugar y pronto es presentado ante Bruno, quién lo contrata en su empresa DUMASA. Genoveva aprovecha para presentarse como la que será la psiquiatra de Samantha, de quien Bruno se alegra al saber que está fuera de peligro, sin embargo sobreprotege a Alicia, pues Samanta insiste en insultarla. Bruno le dice a su hija que una especialista la visitará en la mansión, pues está sufriendo de terribles problemas mentales. La muchacha le revela a Desdémona saber que ella es Belcebú y que no puede estar atada a el amor que siente por Luciano, el cual la ha esperado por siglos. Desdémona la apoya en todo pero se sorprende cuando Samantha le dice que, si su enemiga fue Elena, en el pasado, entonces no pudo ser su madre. Samantha le exige a la sierva del diablo que le diga quién fue su verdadera madre.

Vanessa no deja de pensar en Cristóbal y al saber su domicilio lo busca, entrevistándose con Rosario, a la que promete ayudar para alejarlo de Samantha. Rosario confía en la mujer, a la que asegura que esa muchacha es perversa. Por eso Vanessa la enfrenta y le revela saber que se está acostando con Cristóbal. La muchacha lo niega pero Vanessa la acorrala hasta que lo acepta y le pregunta si ella está enamorada de él. Vanessa le dice que no, pero que al igual que ella también lo conoce íntimamente. Llena de celos Samantha reclama a su amante el engañarla. Él le recuerda que ella hace lo mismo. Samantha entonces desquita su coraje con Alicia, a la que acusa de ser una estúpida que no se da cuenta de nada pues vive en su propio mundo. La dolida Alicia sale de casa y busca a Cristóbal para desahogarse. Él la abraza fuertemente y ella, en un impulso, se atreve a besarlo. Él le pide que no se ilusione pues sabe que pues él está enamorado de su hermana, con la que ha tenido relaciones. Con tristeza, Alicia vuelve a casa para desahogarse y se impacta al ver enun periódico la fotografía de Andreas, el cuál es el hombre que estuvo en su visión. ¡Andreas es Ahmed!

Desdémona le cuenta a Samantha la verdad sobre sus orígenes. Ella no acepta ser la hija de un chacal y pregunta donde está su padre. La sierva asegura no saberlo y la muchacha vuelca su ira diabólica contra ella, la cuál le pide que no le haga daño.

Olivia entabla una amistad con Tarajano, al que está dispuesta a ayudar a investigar la muerte de Damián así tenga que enfrentarse a los Dumas. Le hace saber esto a Alicia, quien le pide que tenga cuidado pues quizás sus vidas n verdad corren peligro. Alguien las escucha, acechando, mientras Tarajano se entrevista con Lucrecia, a la que asegura sentirse fascinado con ella pues la cree una mujer interesante. Lucrecia se siente hermosa y se arregla. Luciano solo se brla de ella y le recuerda que ya está vieja y no levanta pasiones. La mujer lo ignora y se marcha para encontrarse con Bernardo, con quien hace el amor.

Vanessa cree que lo mejor que debe hacer es alejarse de Bruno por un tiempo y concentrarse en conquistar a Cristóbal, mientras las cosas con Marcelo se calman. Cristóbal sin embargo la rechaza y ella lo amenaza con decirle a Bruno lo que hay entre él y Samantha. El hombre la toma en sus brazos y la seduce mientras le jura que si ella dice una sola pabra entonces será Marcelo quien se entere que entre ellos hubo una ardiente noche placer y que, por si fuera poco, ella está interesada en Bruno. Vanessa intenta abofetearlo y al no poder le jura que se arrepentirá.

Bruno presenta a Genoveva con Samantha, la cuál aún está en cama. La doctora Amaral le asegura que serán muy buenas amigas. También le asegura que le recuerda a alguien, pero que en realidad no sabe a quién. No deja de observarla y cuando tiene un momento a solas habla por teléfono con Valderrama, al que le dice que deben verse.

Lulusa ha decidido investigar a fondo las muertes que últimamente se han suscitado y no quita del renglón que Luciano está involucrado.

Desdémona asegura a Luciano que nuevamente Belcebú desea alejarse de él. Luciano se enfurece, pues no puede permitir que el destino lo vuelva a separar de la mujer que ama. La sierva le afirma que él tiene la culpa, por rechazarla tantas veces cuando ella sólo deseaba que la amara. Luciano se da cuenta de que él mismo se puso una trampa.

Alicia visita el consultorio del doctor Valderrama, a quién le dice que desde hace unos días se siente extraña y que teme a que su hermana sea un ser perverso. Valderrama descubre que La muchacha tiene la facilidad para mover objetos.

Cristóbal y Samantha pelean y ella lo besa por la fuerza y le exige que no la rechace. Él le asegura no estar interesado en ella por lo que l amuchacha le reclama el tener amoríos con Vanessa, jurando que hará que los dos se arrepientan. Entonces él la toma por la fuerza en sus brazos y se besan con una pasión voráz. Samanta cree que Cristóbal puede ser la mejor víctima para que ella pueda dar a luz al hijo de Lucifer por lo que le pide que en pleno estacionamiento le haga el amor. Lo hacen y son descubiertos por Alicia, a quien le rompen el corazón.

Al visitar la oficina de Bruno, Andreas ve la fotografía de Elena, por lo que se impacta profundamente y asegura que él conoce a esa mujer. Bruno le dice que fue su esposa y que ha muerto.

Genoveva visita a Valderrama y lo descubre teniendo amoríos con Lucrecia, quien se marcha. Al mirar el cuadro de Hande, la doctora Amaral se impacta y asegura haber visto antes a esa mujer. Piensa en Samantha mas luego cree que la mujer de la pintura es todavía más hermosa.

Marcos golpea nuevamente a Rebeca, la cuál le pide que no la maltrate más y que la deje pero él no está dispuesto, pues descarga en ella todas sus frustraciones. Rebeca entonces acude a Samantha, quien al verla tan golpeada la escucha, estremeciéndose al saber que Marcos es un hombre violento. Asegura a su amiga que ella habará con él y lo arreglará todo. Busca al muchacho y lo abofetea. Cuando él está por golpearla, con la sola mirada lo detiene, asustándolo.

Vanessa se entera de que su marido atiende a Alicia y lo visita. Se sorprende al ver el cuadro de Hande, pues asegura que esa mujer es Samantha Dumas. Andreas la escucha y se intriga ante su reacción, interesándose aún más al saber que Samantha es hija de Elena. Ante ellos aparece Tarajano, el cual les hace saber que investiga algunas desapariciones. Es tan atractivo que Vanessa lo invita a comer para contarle todos los detalles de los Dumas. Intent seducirlo pero él le deja claro que solamente trabaja. A la mujer no le importa e insiste por lo que él la hace suya, enloqueciéndola con su pasión.

Samantha y Cristóbal liman asperezas y deciden ser novios formales. Él se lo comenta a su madre, quien tras tirar el taro, le asegura que esa mujer es un demonio que le hará mucho daño. Llora llena de amargura y él le suplica que no se preocupe pues en realidad la muchacha es solo caprchosa y vanidosa pero muy buena. Rosario reacciona y enojada le muestra una carta para mostrarle que lo único para lo que es buena Samantha es para servir a los hombres en la cama y tratarlos como títeres.

Genoveva tiene una sesión con Samantha, a la que le pide que le diga qué es lo que siente. La muchacha se comporta insolente y le asegura a la doctora que no desea decirle sobre sus planes, pues debe exterminar antes a sus enemigos. Genoveva cree que su paciente sufre de esquizofrenia y se alarma cuando la propia Samanta se ríe de ella y le asegura tener algo peor que eso.

Alicia y Olivia aconsejan a Rebeca que se aleje de Marcos para siempre o de lo contrario este terminará matándola pues es un hombre obsesivo y violento. Rebeca llora y confiesa que a pesar de todo lo ama.

Vanessa busca a Cristóbal y se atreve a besarlo. Son vistos por Marcelo, quien arma en escándalo al hombre, el cual le asegura que es su mujer quien lo persigue mas Vanessa lo niega todo y acusa a Cristóbal de ser un acosador. Marcelo golpea a Cristóbal y éste se defiende para luego marcharse no sin antes asegurar que él no quiere problemas, por lo que le exige a Vanessa que lo deje en paz. Entonces el matrimonio discute y ella acepta ante su marido el estar harta de él y gustar de otros hombres, como Bruno Dumas. Marcelo la abofetea y tras marcharse ella toma sus cosas y visita la mansión Dumas para informarle a Bruno que ha visto un cuadro en el que la mujer que aparece es su hija Samantha. Desdémona los escucha y de inmediato se lo cuenta a Samantha, quien de inmediato se levanta de la cama, insistente y acude a su automóvil, el cuál arranca. Cuando Vanessa abandona la mansión Dumas es perseguida por un automóvil. Al tratar de escapar, su auto se queda atorado en las vías de un tren, el cuál se impacta contra ella, arrancándole la vida en una explosión. Samantha, quien ha sido la causante de todo, observa la escena de cerca y asegura que todo aquel que se atreva a desafiarla lo pagará con su vida. No sospecha que justamente en ese preciso momento Alicia lo ha visto todo en su mente, confundiéndose y refugiándose en Ramona, a la que con llanto suplica que la ayude pues no quiere tener en la mente esas imágenes.

JULIO 2005. Marcelo se sorprende al enterrase de la repentina muerte de Vanessa y le remuerde la conciencia por haber sido drástico con ella. Bruno le da el pésame y el hombre se atreve a acusar a Cristóbal de lo que le ha sucedido a su mujer. Bruno no lo cree y asegura que su empleado es un hombre leal, de confianza y de gran moral. Entonces Marcelo le revela que Cristóbal y Vanessa eran amantes.

Cansado de los lloriqueos de Rebeca, Marcos busca a Samantha para que hablen y le pide que reanuden el fugaz romance que tuvieron. Ella lo rechaza y revela estar enamorada de otro. Cuando Marcos descubre que ese otro es Cristóbal, intenta propasarse con Samantha, quien es defendida por Cristóbal, al que Marcos alerta para que se aleje de la muchacha, asegurando que es perversa y solo jugará con él. Cristóbal y Samantha se besan y son vistos por Desdémona, quien exige a la muchacha que se aleje de ese hombre pero ella asegura haberse enamorado y desear que él sea el que siembre en ella la semilla del diablo. Desdémona no está de acuerdo y habla con Lucio, quien manda a unos maleantes a golpear a Cristóbal, al que Rosario encuentra ensangrentado afuera de su casa. Cuando Samantha se entera de lo ocurrido hace saber a Desdémona que si no la apoya entonces no la quiere cerca suyo.

Olivia escucha a Samantha y Desdémona hablando de los cables que cortaron a las velocidades del auto de Débora. Hace ruido y las alerta pero cuando Samantha acude al lugar no ve a nadie. Sin embargo Olivia ha olvidado una pertenencia que la malvada Samantha guarda y qu ejunto con Desdémona utiliza para hacer magia negra a la muchacha, la cual de noche recibe la temible visita de una un lobo que la ataca y persigue por las calles, desde donde llama a Tarajano, quien acude a ella, quien corre hasta que sin darse cuenta llena de miedo, no escucha las advertencias del policía y cruza una acera, por lo que es arrollada por una ambulancia, en presencia del investigador, quien lamenta su muerte. Luego él mismo entera a los Dumas del percance y Alicia sufre por la pérdida de su mejor amiga. No así Samantha, quien se alegra de haberse quitado de encima a un gato curioso.

Genoveva y Andreas visitan a Valderrama. La doctora le dice a su socio que Samantha es una muchacha rebelde. Por su parte, Valderrama asegura que las alucinaciones de Alicia tienen que ver con algo referente a su pasado. Andreas se aleja del lugar para introducirse al salón, en donde ve el cuadro de Hande. Se impacta demasiado y siente temor, pues él conoce a esa mujer del cuadro de tiempo atrás. Ante su susto, la doctora Amaral acude a él y también se impacta al ver el rostro de Samantha reflejado en esa pintura antigua. Ante su asombro con la puntura, Andreas esculca entre los documentos de Genoveva y sale de casa en busca de Samanta, en la Mansión Dumas. Ahí se encuentra cara a cara con Luciano, quién lo reconoce del pasado. Luciano cree que debe matar a Andreas antes de que él se encuentre con Samanta, sin sispechar que éste ya se encuentra en la mansión Dumas, donde Desdémona se sorprende al verlo y se oculta para que él no la vea. Andreas pide ver a Samantha pero a muchacha no está en casa. Pasan unos minutos y Samanta aparece, sorprendiéndose al ver al ombreh frente a ella. Le cuenta sobre el cuadro de Hande y le dice que él está seguro de conocerla peor no sabe porqué. En un impulso sobrenatural, Samantha hace que cosas revienten dentro de la mansión y besa impulsivamente al artista, quién al sentirla recuerda absolutamente todo el pasado mientras que en su casa Genoveva descubre que alguien ha esculcado entre sus cosas y sospecha de él, aunque no le pasa por la cabeza que su querido Andreas se encuentra teniendo un desenfrenado y ardiente encuentro sexual con su paciente, a la que llama “Hande”.

Todos los Dumas acuden al entierro de Vanessa. Samantha finge pena y nostalgia pero al final escupe sobre la tumba de su víctima.

Luciano se siente acorralado, pues todos los del pasado han reencarnado y eso le prohibirá acercarse más a Samantha, a la cuál está dispuesto a convencer para que se case con él. Es sorprendido por Cristóbal, quien le dice estar convencido de que él lo mandó a golpear y estar dispuesto a no descansar hasta descubrir quién es él y cuales son sus intenciones con Samantha. Los ha escuchado Lucrecia, quien finalmente enfrenta a su marido y le recuerda que la fortuna de la que gozan es de ella y se la quitará pues está decidida a divorciarse. Luciano la insulta y al darse cuenta de que la mujer va en serio la toma de los cabellos e intenta ahogarla en una pecera. Ella logra devenderse y le clava un puñal en el brazo para luego escapar y esconderse. Decide pedir ayuda a Tarajano pero descubre que olvidó su celular, el cual contesta Luciano y escucha las palabras amorosas de Valderrama, por lo que maldice a su esposa asegurando que es una perra en celo de la que se vengará.

Ramona y Desdémona discuten, pues Ramona cree que la sierva toma en la mansión demasiadas atribuciones que no le corresponden. Desdémona está a punto de atacar a Ramona pero es detenida por Alicia, quien le exige que se marche de la mansión definitivamente. Desdémona desafía a Alicia, quién esta vez no siente miedo y la enfrenta.

Cristóbal le pide a Samanta que se casen pero ella solamente se burla de él, pues no desea casarse con un don nadie que no puede ofrecerle económicamente nada. Cristóbal se vuelve a desilusionar de ella pero a Samantha no le importa. A ella ahora sólo le importa Andreas, quien la ha seducido con su singular belleza y filosofía, cosa que perturba a Luciano, el cuál habla con Lulusa para pedirle un favor: Matar al artista. Lulusa no acepta y le confiesa a Luciano estar segura de que él ha matado a las mujeres que desaparecieron. Luciano estalla en contra de ella y la persigue para matarla. Lulusa logra escapar.

Samanta ha quedado enganchada al corazón de Andreas, quién cree haberse enamorado de la muchacha, sin sospechar que ella fue mala con él en el pasado, pues ella le ha contado una versión inapropiada de los hechos.

Bruno pregunta a Cristóbal si en verdad fue amante de Vanessa y éste le cuenta lo que en realidad pasó y cómo la mujer se obsesionó con él. Entonces el hombre le pregunta qué es lo que siente por Samantha y Cristóbal revela estar enamorado de ella y estar dispuesto a corresponderle hasta las ultimas consecuencias pues desea amarla para siempre. Bruno le da todo su apoyo y después felicita a su hija por el romance que tiene con el hombre. Ella, furiosa, reclama a Cristóbal el haber enterado a su padre y termina con él asegurando que para ella todo se trató de una aventura. Cristóbal la besa y ella lo cachetea y se marcha para entonces discutir con Alicia pues Samantha no desea que Desdémona abandone la mansión. Ambas tienen una fuerte riña en la que poderes sobrenaturales cobran vida, enfrentándose bien y mal. Samantha descubre que Alicia es una enemiga fuerte y decide que debe eliminarla, pues, después de todo, ni siquiera es su verdadera hermana.

Caín aparece ante Luciano, al que le dice que no le ha perdido la pista. Ambos hablan sobre Samantha. Caín asegura a su amigo que la muchacha es su hija. Luciano le pide que entonces le ayude a recuperar el amor que Samantha una vez le tuvo. Caín asegura que el amo lo ha enviado solo a cumplir una nueva misión y que la muchacha no está en esos planes.

Alicia le cuenta a su padre lo que ha visto en sus visiones. Bruno, quien más que nunca extraña a Elena, cree que su hija está perdiendo la razón y Samantha, en complicidad con Desdémona, le aconsejan al hombre que encierre a su hija menor en un psiquiátrico

Bruno piensa seriamente en lo que Samantha y Desdémona le han dicho sobre Alicia y consulta a Valderrama, quién está seguro de que Alicia tiene algo pero no hasta el grado de haber caído en la locura. El doctor hace un estudio del comportamiento de Alicia, quién le asegura tener poderes sobrenaturales desde que Samantha se accidentó. Valderrama entonces cree que puede aprovecharse de eso para conseguir objetivos perversos.

Marcelo tiene a Lucrecia oculta en casa y entre ambos ha nacido una hermosa amistad que pronto se convierte en amor. Él decide marcharse lejos y le propone que huyan juntos y deje todo el pasado atrás. Ella acepte y pronto Marcelo anuncia a Bruno que nuevamente regresará a su lugar de origen, desde donde manejará los negocios de DUMASA, pues no desea permanecer más en el lugar en el que su esposa ha muerto. Bruno entonces le dice que Cristóbal no fue amante de su mujer y que es el prometido de su hija Samantha. Pero Marcelo no lo cree y busca al hombre para enfrentarlo encontrando así la muerte pues los matones de Luciano lo confunden con Cristóbal y lo apuñalan.

 Por instinto, Samantha busca a Andreas y va a dar a casa de Genoveva, quien se asombra al verla. Samanta se impacta al enterarse que Genoveva es la prometida de Andreas, por lo que entristece. Se impacta también al mirar la pintura de Suad. La doctora le pregunta si ella conoce a la mujer del cuadro y la muchacha lo niega, aunque Genoveva no le cree. Luego Samanta le cuenta todo a Desdémona, quien considera que las pinturas deben destruirse puesto que contienen en su descripción demasiada información. No sospechan que Andreas estudia el cuadro de Hande en casa de Valderrama y descubre algo diabólico en él, pues en sus detalles hay mucho de ello y también en su mensaje futurista, pues describe perfectamente el retorno, en un futuro, del hijo del demonio. Deduce que esa persona quizás sea Samantha, quien tiene un fuerte enfrentamiento con Cristóbal, el cual la descubre besándose con Andreas y la sigue hasta la casa de éste, encontrándolos haciendo el amor. La pareja discute y Samantha lo manda al diablo, asegurando que Andreas es un verdadero hombre y no un pobre diablo como él. Cristóbal la maldice y se desahoga con Alicia, a la cuál le dice estar dispuesto a olvidarse de Samantha para siempre. Eso anima a la muchacha, la cuál está profundamente enamorada, mientras qu eél se entrevista con el padre Benigno, quien descubre la identidad de Samantha, siguiéndola. Sabe que es ella la enviada del mal y también reconoce a Desdémona. Se lo quiere comunicar a su eminencia, Norberto, quién insiste en saber la identidad de Samanta. Benigno no desea hacerlo, pues sabe que Norberto tiene planes macabros. Entonces Norberto contacta a Luciano, al que le dice que sus ritos satánicos y el contrabando y tráfico de drogas están en peligro debido a la existencia de Samantha. Al darse cuenta de que Norberto lo sabe todo, Luciano decide que debe actuar contra él, aunque eso implique traicionarlo.

Marcos busca a Samantha y le asegura seguir enamorado de ella. Ella le reclama los golpes que le da a Rebeca y entonces él, enfurecido, la sube por la fuerza en su auto hasta bajarla de la misma manera en su apartamento, donde intenta violarla pero ella se defiende a razguños y golpes, aumentando la sed de sexo en él, quién la desviste, la toma por la fuerza y la penetra con violencia a pesar que ella hace que todo el lugar se cimbre. Tras terminar todo, ella se porta de manera cordial pero en su pensamiento solo está el matarlo. Se marcha del lugar y acude a Luciano, al cuál pide ayuda pero no le dice lo que Marcos le ha hecho.

Cristóbal y Alicia se besan. Ella está dispuesta a entregarse a él pero Bruno los descubre y corre a Cristóbal de la mansión, acusándolo de ser un oportunista que se burla de sus dos hijas. El hombre se va y Alicia intenta dialogar con su padre, quien le exige que no vuelva a verse con ese hombre. Alicia asegura estar enamorada y saber que Cristóbal solo fue un juguete para Samantha, quien se revuelca con cuanto hombre conoce. Bruno abofetea a su hija, la cual es consolada por Ramona. Esto lo aprovecha Desdémona para envenenar la mente de Bruno contra su hija menor pero éste no se deja convencer y exige a la sirvienta que deje de interferir en todo lo que respecta a su familia. Acude a pedir disculpas a Alicia y esa le confiesa tener visiones desde que visitó a Samantha en el hospital. El reverendo Benigno también le asegura a Bruno que su hija mayor no es alguien bueno. Bruno confiesa a Ramona que Samantha no es hija suya ni de Elena, si no la hija de una mujer que fue la amante de él hace muchos años. Tras esto Ramona se comporta de manera sospechosa ante Alicia, la cuál le pide que le diga qué es lo que sucede. La sirvienta no confiesa la verdad a la muchacha.

Lulusa aparece ante la policía y asegura a Tarajano que ella sabe quién es el hombre que ha cometido los genocidios. Culpa a Luciano, quien por su parte, está preocupado por Samantha, a la que le pide perdón por su rechazo durante el tiempo que se conocieron. Samantha le asegura a Luciano que ella no puede amarlo más, pues ha comprendido los designios del amo. Luciano besa a la chica apasionadamente. Ella le corresponde. Son sorprendidos por Lucrecia, quien los felicita por su romance y asegura a Luciano que lo ha filmado y no podrá impedir que ella recupere lo que le pertenece ya que él nunca fue absolutamente nadie. El matrimonio se enfrenta y Lucrecia amenaza a su marido con un revolver pero Samantha, habilidosa, la ataca y forcejean hasta que el arma se dispara, siendo Lucrecia la que resulta herida. Samantha y Luciano terminan de matarla en complicidad, arrojándola a la tina de baño y arrojando aparatos eléctricos hasta serciorarse de que ha abandonado el mundo. Después fornican como unas bestias y él entierra el cuerpo de su mujer en un terreno baldío de una población alejada.

Cristóbal habla con Rebeca y le dice que está dispuesto a empezar un romance con Alicia, pues ha comprendido que Samantha no es para él. Rebeca le aconseja que no juegue con fuego y entonces el hombre busca a Samanta, a la que intenta besar pero esta solo recuerda el abuso de Marcos y lo golpea. Cristóbal decide que la olvidará y se lo hace saber. Ella llora en soledad pues está enamorada del hombre mas no desea otra cosa que utilizarlo, aunque tampoco piensa dejarle el camino libre a su hermana.

Andreas no deja de pensar en Samantha, con la que tiene un apasionado romance que oculta a Genoveva. Tanto es su amor por la muchacha que menciona su nombre mientras duerme. Eso sorprende a la doctora, quien sospecha que su hombre y su paciente se conocen o que quizás él esté obsesionado con la mujer del cuadro. Andreas tiene un sueño en el que él se ve como Ahmed. Es entonces que comprende la maldad de Samantha, quien aún está furiosa por lo que le ha sucedido y jura vengarse de Marcos. Luciano le suplica que le diga qué es lo que le sucede pero ella se niega a hablar incluso ante Desdémona, quien le recomienda que enamore a Cristóbal y lo haga caer en un diabólico plan en el que será poseído por Lucifer para que este pueda aparearse con su propia hija.

AGOSTO 2005. Marcos está sediento de violencia y recuerda lo que la ha hecho a Samantha. No siente remordimientos y aguarda la llegada de Rebeca a su casa, a la que le confiesa la fechoría que ha cometido. Rebeca se sorprende al enterarse y trata de huir de la casa pero el hombre la retiene con golpes e intenta hacerle lo mismo que a su amiga pero Rebeca logra encerrarse bajo llave en una habitación.

Norberto le asegura a Benigno que, si no le dice el paradero de la hija del diablo entonces tendrá que vigilarlo hasta por la madrugada, pues Norberto desea deshacerse de esa criatura. Benigno insiste en negarse.

Samantha y Luciano celebran una misa negra para reanudar sus votos al Señor de las sombras. La muchacha pide a su amo que le de la fuerza y el poder necesario para lograr su venganza y recuperar el amor de Ahmed. Luciano se enfurece al escuchar eso de los labios de la mujer que ama.

Desdémona está preocupada por la ausencia de Samantha en la mansión Dumas y se lo hace saber a Bruno, quién de inmediato busca a su hija en casa de Marcos y Rebeca sin lograr nada. Rebeca trata de decirle la verdad a Bruno, por teléfono, pero Marcos se lo impide y la golpea.

Luciano es interrogado por la policía., la cuál le asegura saber que él es el causante de los femicidios. Luciano lo niega todo pero aún así lo detienen.

Lulusa toma un autobús en una terminal pues no desea permanecer cerca de Luciano, el cuál podría quedar libre y buscarla para asesinarla. Sin embargo cuando el autobús ha emprendido su camino, desde la mansión de Luciano, con sus poderes diabólicos, Samantha hace que ese autobús caiga al vacío, haciendo que Lulusa pierda la vida.

El reverendo Benigno reza por el alma de Samantha, a la cuál considera una víctima de las circunstancias. Norberto aparece ante él y le exige que le diga donde está la hija del diablo. Esta vez lo amenaza con un arma de fuego. Aún así Benigno insiste en negarle el paradero pues sabe que Norberto utilizaría a Samantha para sus malévolos planes.

Samantha llega a la mansión Dumas y le pide a Bruno que ayude a Luciano. Bruno se niega y es apoyado por Damiana, la cuál desea que Luciano esté lejos de de la muchacha, quién se enoja con su nana.

Valderrama tiene una nueva sesión con Alicia, a la que pregunta si ella puede saber claves, códigos o números que puedan abrir cajas fuertes., Ella asegura que quizás tocando algunas cosas pueda comprender sus claves. Valderrama la hipnotiza para ponerla a prueba, abriendo un cofre y al darse cuenta de las capacidades de la muchacha, cree que la utilizará para obtener las cosas que quiere.

Genoveva visita tempranamente a Samantha y le asegura que deben hablar sobre el cuadro de Hande. Samantha niega conocer ese cuadro así como el de Suad, sin embargo Genoveva cree que la muchacha miente. La muchacha asegura a su doctora que sus únicas dos razones de vida son Luciano y Andreas, el hombre con el que ella se tiene que casar. Eso irrita a Genoveva, quien dentro de sí declara la guerra a su paciente, Samantha, quien llama por teléfono a Norberto para decirle lo que le ha sucedido a Luciano. Norberto le promete que ayudará al hombre y le advierte que deben ponerse alertas, pues la hija del amo vive y tienen que encontrarla para que el amo cumpla lo que les ha prometido en su profecía.

Cristóbal y Alicia se ven a escondidas y ella insiste en entregarse a él pero el hombre la detiene y le pide que lo hagan cuando sea el momento oportuno. Dan un paseo en auto y unos maleantes los atacan, intentando provocarles un accidente. Cristóbal es hablidoso y logra poner a salvo a la muchacha, quien no entiende quién querría hacerles daño. Luego sospecha de Samantha y Cristóbal le asegura que no es su hermana quien los ha atacado y asegura que lo mejor será que no se vean hasta que él resuelva un problema. Habla con Rosario y le pide que se marche de la ciudad pues teme por su vida pero la mujer se niega a separarse de su hijo.

Desdémona le pide a Bruno que reprenda a Samantha y no al deje salir tanto, pues su vida peligra. Bruno confía en las palabras de Desdémona, a la que pregunta porqué extraños motivos siempre ha sobreprotegido tanto a Samantha. Desdémona no dice nada.

Alicia le cuenta a Ramona que Valderrama la ha hipnotizado y que gracias a ello ella pudo abrir un cofre con clave. Ramona sospecha algo turbio detrás de las buenas intenciones de Valderrama.

Samantha acude a la cárcel para visitar a Luciano, quién el exige que lo ayude a salir. Samantha asegura ayudarlo.

Marcos tiene encerrada a Rebeca, la cual le suplica que la deje ir. Él se niega. Se ha vuelto loco y asegura que Samantha tendrá que amarlo a cualquier precio. Rebeca intenta hacerle ver que eso nunca sucederá pues a su amiga no le van los perdedores como él. Marcos etonces la abofetea y cuando ella lo acusa de no valer como hombre él le jura que le demostrará que es un hombre de verdad y la viola.

Andreas está obsesionado con Samantha y pronto Genoveva comienza a sospecharlo pues lo encuentra teniendo sexo en solitario frente a la pintura de Hande. Le pide que regrese a Italia tomándose un tiempo pero él se niega rotundamente y asegura que debe hacer algo que dejó pendiente hace mucho tiempo. Genoveva cree que perderá a su hombre si no lo aleja de Samantha por lo que se propone destruirla.

Samantha y Cristóbal se encuentran en la mansión Dumas. Ella trata de besarlo al notar la presencia de Alicia. Él la rechaza y le jura estar enamorado de su hermana. Samantha lo abofetea por eso y le promete que jamás lo dejará ser feliz con Alicia, la cuál es una mosca muerta. Esta vez Cristóbal defiende a la inocente Alicia y asegura a Samantha que ella ya no significa nada para él.

Desde prisión, Luciano habla con Norberto, a quién le confiesa que es Samantha la ungida, la mismísima del diablo, la que tanto han buscado. Norberto se sorprende con la noticia y jura que la destruirá, pues con su presencia la Iglesia perderá credibilidad y eso a él no le conviene. Hace una llamada al vaticano para dar la información y es escuchado por el padre Benigno, quién sale del lugar a prisa.

Samantha se siente sucia por lo que Marcos ha hecho, por lo que decide cobrárselas de una buena vez y lo busca en su casa pero él se niega a abrirle la puerta, pues tiene a Rebeca secuestrada. La muchacha busca entonces a Andreas pero Genoveva evita que lo vea y le pide que no lo busque más, poniendo en evidencia que sabe lo de su relación. 
Samantha se burla de ella y le asegura que lo que existe entre Andreas y ella es más fuerte que lo que él pudiera tener con la pobre doctora, a la que acusa de ser insignificante. Le exige que la deje ver al artista pero Genoveva se niega rotundamente mas Andreas se presenta y toma de la mano a su amante, a la que asegura que irá con ella hasta donde sea. Dejan a Genoveva, quien llora amargamente mientras los otros dos hacen el amor.

Rosario teme por la vida de Cristóbal y ante ella aparecen demonios que la persiguen. Sin embargo los enfrenta y asegura no tenerles miedo pues Dios Padre está con ella. Pide a Cristóbal que se cuide y se aleje para siempre de los Dumas pues en el rostro de Samantha ha visto el rostro del diablo.

Samantha vuelve a buscar a Marcos, quien rechaza hablar con ella por lo que la muchacha incendia la casa del hombre para así obligarlo a salir pero este olvida desatar a Rebeca por lo que se consume entre las llamas. Al no poder hacer nada para salvar a su amiga, victima del fuego que ella misma causó, Samantha enfurece más y toma una personalidad y apariencia demoniaca que asusta demasiado al muchacho, el cuál no puede creer lo que está viendo. Samantha, en forma de demonio, se abalanza contra Marcos y lo asesina a mordidas.

Benigno cree que debe ayudar a Samantha y advertirle que Norberto desea hacerle daño, sin embargo Norberto se le ha adelantado a la mansión Dumas, donde hace enfurecer a Bruno cuando le asegura que su hija es producto de la relación entre un nahuál y una chacal. Alicia, quien estremecida los ha escuchado detrás de una puerta, los interrumpe y asegura que el sacerdote tiene razón y ella sabe la verdad. Norberto insiste a Bruno para que le diga el paradero de Samantha, a la cuál deben ayudar a recobrar el camino de Dios. Bruno asegura no creer en Dios desde que éste le arrebató a Elena, sin sospechar siquiera que la asesina de su esposa fue Desdémona, quien presiente que algo malo está a punto de sucederle a Samantha, por lo que toma un pica hielo y sale de inmediato de la mansión Dumas.

Genoveva discute con Andreas, al que reclama el haberla engañado. La mujer toma un revolver y asegura que lo prefiere muerto antes que con otra. El artista se marcha, furioso, mientras que la doctora contempla la pintra de Hande, comprobando así que se trata de la mismísima Samantha, quien convertida en bestia demoníaca, aparece ante ella para suplicarle que la ayude. Tanto la doctora como Andreas se sorprenden al darse cuenta de que la muchacha no es lo que piensan y que en realidad tampoco puede ser completamente humana. Genoveva sospecha que Samantha es un demonio. Le da unos sedantes y la tiene en observación, asombrándose cuando delirando la muchacha asegura que ella es el diablo. La doctora Amaral cree que la chica ha perdido la razón, En ese momento llega Andreas a la casa y Genoveva le oculta la presencia de Samantha.

Bruno se atormenta por lo que Alicia y Norberto le han dicho y no cree que en realidad su hija sea lo que dicen. Busca a Desdémona y encuentra en su habitación un altar satánico. Entonces recuerda que una vez Cristóbal le mencionó que la sirvienta queire a Samantha como si fuera su madre y la busca para exigirle una explicación pero no la encuentra. Ramona le dice que quizás Desdémona se ha ido para siempre. El hombre, desesperado, pide ayuda a Cristóbal y se refugia en Alicia, quien vuelve a tener la visión de la mano de una mujer apuñalando a alguien, pero no sabe con certeza quién sea.

La policía encuentra los cuerpos de Marcos y Rebeca y Tarajano se sorprende con las mordidas por todo el cuerpo de Marcos. Sospecha que algún animal o un perro demasiado grande cometió tal brutalidad.

Norberto abandona la mansión Dumas y al estar en casa se sorprende ante la oscura presencia de Desdémona, quien le jura a Norberto que ella sabe el paradero de Samantha y que esta dispuesta a llevarlo, en el nombre de Yahvé. Norberto accede, con tal de destruir a Samantha, de quien Desdémona le cuenta toda la verdad, horrorizándolo, por lo que sus ganas de exterminarla ahora son más feroces. La mujer le asegura que ella lo ayudará, pues Dios la ha enviado para eso. Norberto confía en Desdémona sin sospechar que ella solamente lo está engatusando para llevar a cabo un malévolo plan: Lo adentra en la mansión de Luciano sin sospechar siquiera que el religioso lleva un arma para asesinar a Samantha por lo que exige a la sierva que lo lleve a la habitación en la que la muchacha se Oculta. Desdémona le indica donde es y él acude a cometer el asesinato. No encuentra a nadie en la habitación y, enfurecido, voltea hacia donde está Desdémona, detrás de él y ella le clava el pica hielos en el corazón, arrancándole la vida para entonces huir sin que nadie se de cuenta.

En prisión, Luciano solamente piensa en Samantha. Es visitado por Caín, quién le asegura que la muchacha muy pronto cumplirá su misión al procrear un heredero para el amo, y con el Elegido. Luciano asegura que nuevamente, con ayuda de Norberto, enfrentará al amo y será él el padre de su hijo. Caín le asegura a Luciano que esta vez el amo no le regalará más la eternidad si decide enfrentarlo. Eso a Luciano no le importa.

Genoveva le pide a Andreas que regrese a Italia pero el se resiste asegurando que algún extraño motivo lo detiene. Ambos se impactan al escuchar un ruido y, al voltear, ver a Samantha, con su rostro angelical, perfecto, hermoso, flotando en los aires. Samantha llama a Andreas por su antiguo nombre: Ahmed, sorprendiéndolo tanto como a la doctora Amaral por la forma en que se les ha manifestado. Genoveva intenta dar diagnóstico científico a lo que sucede, argumentando que Clarisa solo tiene un poder mental capaz de lograr cualquier cosa. No así piensa Andreas, quien cree que la que lo llama es Hande. Por eso la cuida mientras duerme asegurando saber la verdad ahora que ella se lo ha revelado pero no puede amarla, pues él ama a Genoveva Amaral. Samantha despierta y lo besa, engatusándolo, hasta quedar los dos completamente desnudos y aparearse. Genoveva los descubre y se sorprende al ver que no es una persona con la que su amado fornica, si no una bestia infernal con la que el hombre despierta al amancer. Sabe que Genoveva lo ha visto y acude a pedirle perdón, asegurando que la ama a ella y no a Samantha, quien lo ha escuchado. Sin embargo no hace nada al respecto pues también escucha a la doctora suplicar al artista que regrese a Italia y se olvide de todo para siempre, principalmente de Samantha. Andreas jura que lo hará sin sospechar que Samantha tiene planes.

Alicia le asegura a su padre que Samantha tiene poderes como los de ella. Bruno no cree que sus hijas sean capaces de tener poderes. Ramona le asegura que así es. Alicia le hace una demostración a su padre, moviendo objetos por la casa. Él se sorprende y entonces decide confesarle a la muchacha que Samantha no es hija suya ni de Elena. Le cuenta toda la verdad sobre cómo a la que cree su hermana llegó a sus vidas y Alicia se perturba, sobre todo cuando Bruno le revela que después de años investigó los orígenes de Samantha y le informaron que en la tumba de su madre solo habían huesos de animal. Alicia está confundida por lo que ahora sabe sobre los orígenes de Samantha Tiene una nueva visión: Ve a Desdémona terminando con la vida de Elena, hace años. Se horroriza y llama a Cristóbal, al que dice creer que su vida y la de Samantha están en peligro. Este acude a ella a pesar de que Rosario intenta impedirlo. Hablan con Bruno, al que Alicia le revela que Elena fue asesinada por Desdémona.

SEPTIEMBRE 2005. Bruno estremece cuando Desdémona reaparece en la mansión Dumas y le exige que le diga porqué asesinó a Elena. La sierva lo niega todo pero al ser acorralada por el hombre y por Cristóbal asegura con lágrmas que lo hizo por ordenes de Samantha. Todos se estremecen al escuchar tales palabras menos Cristóbal, quien sacude a la sirvienta y le exige que diga la verdad. Desdémona afirma que la ha dicho.

Genoveva habla con Samantha, a quien le pregunta cómo sabe que ella fue Hande. La muchacha asegura haber reencarnado nuevamente como hija del diablo para cumplir las ordenes del Amo. La doctora Amaral le pide que la ayude a descubrir esos secretos sobre lucifer. Samantha, temerosa de que todo sea una trampa, le dice a Genoveva que, para que el amo le otorgue tanto cuanto desea, debe ofrecérsele, en un ritual sangriento.

El cuerpo de Norberto es encontrado ensangrentado en la casa de Luciano, por lo que dan aviso a las autoridades, a quienes Benigno revela que la única asesina pudo haber sido Desdémona. Al enterarse de ello, Luciano asegura que entonces fue esa mujer la que asesinó a las mujeres en los genocidios.

Bruno está a punto de llamar a la policía para entregar a Desdémona pero ella lo deja inconsciente golpeándolo con un jarrón y huye.

Andreas asegura a Cristóbal que Samantha no es lo que todos creen y le asegura que es la reencarnación de alguien que existió siglos atrás, lo mismo que otras personas que conocen. Cristóbal no cree en esos cuentos y amenaza al artista con matarlo si no desaparece de la vida de Samantha, a la que busca para brindarle protección. Ella sin embargo lo rechaza y al no desear regresar a la mansión Dumas penetra en la mansión Salvatori y descubre lo que Damiana ha hecho. Sabe que tampoco se puede quedar ahí. Caín aparece en ese momento y le asegura que él es su verdadero padre y que debe protegerla.

Alicia se entera de las muertes de Rebeca y Marcos y se aterra al pensar que quizás Samantha tuvo que ver en ello. Cristóbal le pide que entonces ella se cuide por si su hermana desea matarla, sin embargo Alicia cree que Samantha no tiene razones para hacerlo. Pronto descubre a Desdémona huyendo a prisa por lo que acude hacia la oficina de Bruno y allí lo encuentra inconsciente, por lo que pide ayuda a Ramona, la cuál ha llamado a la policía, a la que Bruno confiesa lo que le ha dicho su vieja sirvienta. La policía cree que Desdémona es la misma mujer que asesinó a Norberto por lo que de inmediato exigen que la busquen.

Valderrama habla con Genoveva y no deja de observar el cuadro de Hande pues cree que si Alicia es capaz de ayudarlo con sus poderes sobrenaturales entonces Samantha también le ayudará.

Caín visita a Luciano al que le dice que Samantha se encuentra con él y le cuenta lo que Desdémona ha hecho. Luciano pide a Caín que le ayude a salir de la cárcel y ambos planean un escape.

Desdémona deambula por las calles con apariencia de limosnera. Teme a que la policía se entere de su paradero y no tiene a quién acudir pues Luciano está preso y Samantha desaparecida. Ronda la casa de Cristóbal, quien la ve y reconoce por lo que la persigue pero Desdémona, habilidosa, logra esconderse y más tarde aparece ante Rosario para pedirle limosna. 

Luciano escapa de la cárcel con ayuda de Caín, el cuál le pide a cambio que se olvide de Samantha. Luciano lo promete, pero no lo jura, pues él lo que más desea es estar al lado de Samantha.

Ante la presencia de Desdémona, Rosario siente una fuerza oscura y pide auxilio pero está sola en casa por lo que Desdémona la toma de la cabeza y la golpea repetidas veces contra la pared hasta matarla. Esto causa una enorme tristeza en Cristóbal, quien asegura al teniente Tarajano que ha sido la sierva de Samantha la que ha matado a su madre. Al enterarse, Bruno llora por la confianza que alguna vez le brindó a Desdémona y mucho más al recordar que Samantha fue la que planeó el asesinato. Jura venganza.

Genoveva habla con Valderrama sobre la situación de Samantha. Valderrama le pide que lo ayude a cometer un fraude en la empresa con la ayuda de la muchacha. La doctora se niega, pues es sensata y solamente desea el bienestar de su paciente.

Samantha se encuentra escondida en un cuarto de segunda y siente repugnancia de estar ahí. Cree que lo mejor será regresar a la mansión Dumas y tratar de dar una explicación de todo. Está a punto de salir cuando es sorprendida por Caín, quien le pide que no se vaya. Samantha asegura que ella no puede vivir en la pobreza. Se encuentra con Andreas, quien la toma en sus brazos y la besa. Son vistos por Genoveva, quien busca a Valderrama Valderrama y le dice que ella está dispuesta ayudarlo si él la ayuda a eliminar a Samantha. No sospecha que Andreas escucha la conversación y de inmediato sale en busca de Samantha, a quien Caín ruega que se quede en la pocilga en la que está pues es la única manera de mantenerla a salvo ya que su vida corre peligro. Samantha lo acepta pero en un descuido del hmbre huye.

Luciano acude a su mansión para tomar algunas de sus pertenencias. En un salón especial acude ante la presencia del diablo, a quién le pide que le entregue a Samantha pues solamente él la puede hacer feliz. El amo se niega y lo culpa por todas las desgracias que han impedido que su hijo nazca. Luciano entonces se manifiesta en contra del amo y éste lo hace pagar, incendiándolo hasta volverlo ceniza.

El reverendo Benigno visita a Bruno y le explica lo que él sabe de Samantha. Bruno se empeña en no aceptarlo sin embargo Alicia lo interrumpe y le cuenta sobre sus sueños y las revelaciones que ha tenido. Bruno entonces cree en lo que hace años un sacerdote le dijera, cuando se le confesó que Samantha era la hija de un chacal y un nahuál.

Bruno no soporta saber demasiado sobre lo que desató el cambio de bebés hace años y se considera responsable de tantas desgracias. Busca a Samantha, a la que enfrenta, horririzándose cuando ella se manifiesta de forma satánica por lo que decide arrancarse la vida, disparándose en su despacho. Eso hace que Alicia se sienta culpable por haberle dicho lo que sabía. Ramona pide a la muchacha que no se culpe y que mejor haga una vida nueva, sola.

Desdémona acude a Benigno, quién al descubrirla le pide que se entregue a las autoridades. La mujer se niega y le asegura que aunque él haga lo que haga, Samantha traerá a la tierra al hijo del Diablo, el varón, con el que ha de fornicar cuando éste crezca para comenzar así la desendencia del rey de las sombras sobre la tierra. Benigno le exige a la sierva de satanás, con una cruz en mano, que se arrodille y se arrepienta ante Dios por haber cometido tantos crímenes y entregarse a las fuerzas del mal. Desdémona se niega pues asegura que no cree en el Dios del resto de los humanos, pues ella vio cómo las fuerzas del mal, desde hace millones de años, se dieron a conocer antes del Dios inventado por los humanos. Empuja al reverendo, asesinándolo clavándole la propia cruz en la cabeza en repetidas ocasiones, hasta estar segura de que le ha arrancado la vida.

Samantha llega a la mansión Dumas y se sorprende al enterarse de todo lo que ha acontecido. Descubre que Desdémona ha cometido asesinatos, inculpándola a ella, pues Cristóbal la pone al tanto, así como de la muerte de Bruno. La muchacha trata de huir pero Alicia la detiene, apuntándole con una pistola, sin escuchar a Cristóbal, quien le suplica que no cometa una locura. Samantha provoca a Alicia asegurándole que e suna enfermiza, inútil, tonta y bruta que jamás se atrevería a nada. Ante las súplicas de Cristóbal, Alicia arroja el arma y llorando, con sus poderes sobre naturales, eleva a Samantha en el aire, sorprendiendo a Cristóbal, quien de sorprende al ver como poco a poco Samantha se convierte en un ser demoniaco. Aparece Andreas, quien sesorprende al ver a Samantha elevándose por los aires. La muchacha Reacciona ante el ataque de su hermanay con sus ojos ahora encendidos de rojo, hace que ésta también se suspenda por los aires, arrojándola contra una de las paredes. Alicia cae al suelo, herida y Ramona acude a su ayuda. Samantha hace que Ramona se eleve por los aires también y la arroja contra un ventanal, el cuál traspasa hasta caer en el jardín, moribunda. Cristóbal y Andreas piden a Samantha que se detenga pero esta está dispuesta a finalizar lo que comenzó siglos atrás. Andreas entonces la sujeta con sus propias manos y le suplica que no cometa un error. La muchacha le asegura que lo ama y desea estar con él hasta el final de todos los tiempos. Él le asegura que así será y la besa. Genoveva entra en ese momento, junto con Valderrama y los descubre por lo que la doctora reclama a Samantha el ser una cualquiera capaz de robarle el hombre a quién sea. Samantha se burla de la doctora, asegurándole que es una estúpida incapaz de enamorar a nadie. Genoveva abofetea a su paciente, quién le responde con un golpe feroz que la arroja al suelo. Cristóbal interbiene y exige a Samantha que se detenga y se entregue a las autoridades mientras que Genoveva pide a Andreas que se vayan de la mansión pero la hija del diablo se opone y llena de rabia se va a los golpes contra Genoveva, a la que hace flotar sobre el aire para luego arrojarla fuertemente contra las paredes hasta matarla. Esto hace que Valderrama, lleno de miedo, salga huyendo de la mansión Dumas y al manejar pierda el control de su auto y sufra un accidente en el que pierde la vida. Aparece Desdémona, quien confiesa a Samantha que se ha encargado de matar a Norberto y Benigno. Desdémona es la primera contra quien Samantha, poseída, se abalanza, asesinándola de manera violenta, mordiéndola, asustando a los demás. Andreas trata de impedirlo pero la fuerza de la muchacha es más fuerte. Desdémona suplica piedad pero nadie puede ayudarla, por lo que muere. Cristóbal interviene pero Samantha lo abalanza por los aires para entonces enfrentarse a Alicia, quien defiende a su hombre. Es entonces que Andreas reacciona y llama a Samantha con el nombre de Hande, exigiéndole que se detenga. La muchacha lo hace florar hacia ella, lo toca y lo besa y cuando él le jura estar con ella para siempre lo abraza. De pronto reacciona Genoveva, a quien el hombre pide perdón y asegura amarla. Al escuchar esto Samantha lo hace girar por todo el lugar y lo estampa contra los filosos cuernos de un venado, empotrado en una pared arrancándole la vida. Vuelve a atacar a Genoveva hasta matarla y al reaccionar sufre por la muerte de Andreas, su gran amor. Alicia, quien fue vencida y cayó al suelo reacciona y toma la pistola. Aparece la policía y Tarajano le dispara a Samantha para detenerla pero esta es fuerte e intenta huir, recibiéndo demasiados impactos de bala hasta caer al suelo. Alicia llora Cristóbal acude a consolarla. Abandonan la mansión Dumas, la cual se pone en venta de inmediato.


MESES DESPUÉS: Cristóbal y Alicia celebrn la navidad visitando las tumbas de aquellos que pierdieron. Parten a la playa a celebrar el año nuevo y en una hermosa costa se juran amor eterno. Hacen el amor ardientemente y al salir el sol salen a dar un paseo a la orilla del mar, contemplando el amanecer. Llenos de amor se besan. A lo lejos, una joven y bella mujer los vigila con unos inoculares. Es Samantha, la cuál sonríe diabólicamente al estar aún muy cerca.















FIN





© EL ROSTRO DEL DIABLO  DR. 2005
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) & (P) 2005